Oficializan valores de referencia para la exportación de tomate perita y mosto

La Aduana continúa incorporando más productos a los precios testigos. Es para evitar maniobras de subfacturación.

En el marco de la estrategia para luchar contra maniobras abusivas en materia de comercio exterior, la Dirección General de Aduanas (DGA) continúa con su política de establecer precios de referencia para la exportación de distintos productos, lo que había sido derogado por el gobierno de Mauricio Macri. Ahora es el turno para la venta al exterior de tomates peritas frescos o refrigerados.

La Resolución General 4943 definió el valor referencial para la exportación de tomates peritas frescos o refrigerados.

ADUANA.pdf

En los próximos días se publicará la normativa correspondiente para establecer el precio de referencia para el mosto concentrado (insumo utilizado principalmente como endulzante de bebidas).

Vale recordar que los valores referenciales son una herramienta que permite detectar operaciones de subfacturación en las exportaciones. Sin embargo, el instrumento había sido desarticulado durante el gobierno anterior y la actual gestión de Silvia Traverso en la DGA definió restablecerlo como parte de su estrategia de fiscalización y control del comercio exterior.

En esa línea, a finales de enero se establecieron precios de referencia para la exportación de cortes de carne vacuna comprendidos en 10 posiciones arancelarias. Estos se agregan a los que, a partir del análisis de distintos complejos productivos e industrias, la Aduana fijó en 2020 para las exportaciones de arándanos, leche en polvo, cebolla, papa, pasas de uva y corvina.

Los precios testigos establecidos por la Aduana ofrecen un primer control en resguardo del interés fiscal. Con esto se busca detectar desvíos respecto de los valores usuales para mercaderías idénticas o similares. En caso de que existan diferencias, se inicia una investigación que, de confirmarse la maniobra abusiva en el comercio exterior, puede terminar en multas en la Aduana o denuncias ante la justicia.

La decisión de la DGA de establecer estos valores de referencia no solo intenta desarticular posibles maniobras de evasión de impuestos y prácticas abusivas que afectan el ingreso de divisas al mercado cambiario, sino que también se terminan afectando a los operadores que cumplen las normas por la práctica desleal que implica.

Para tomar dimensión de la medida, es interesante repasar que en diciembre de 2015 había más de 1.100 productos específicos con valores referenciales, lo que abarcaba casi 900 posiciones arancelarias. Pero en el marco de su política de apertura irrestricta, el gobierno anterior llevó adelante una paulatina desarticulación de la herramienta hasta que, en noviembre de 2017, derogó la normativa que permitía establecer valores referenciales.

Dejá tu comentario