Política

Alberto cena con radicales y desnuda al "sí, se puede"

Arquitecto de la Concertación Plural con la fórmula Cristina-Cobos en 2007, el candidato presidencial del Frente de Todos recibe a dirigentes de la UCR disidente junto a Lammens en el Centro Lalín. Massa va a Tres de Febrero y Kicillof se enfoca en interior bonaerense. Salen a frenar la utopía macrista.

El Frente de Todos saldrá esta semana a demostrar que la elección del 11 de agosto sí sucedió. Alberto Fernández, arquitecto de la Concertación Plural que en 2007 diseñó la fórmula Cristina Kirchner-Julio Cobos, cenará con radicales disidentes en el templo gastronómico de la UCR, el Centro Lalín, a metros del Congreso nacional. Axel Kicillof reunirá hoy a su equipo de campaña y emprenderá otro road-trip por la sexta sección electoral para completar recorridas por los 135 municipios bonaerenses. Sergio Massa irá a Tres de Febrero para empujar la campaña de Juan Debandi, el candidato del Frente de Todos que quedó cerca de arrebatarle la intendencia al macrista Diego Valenzuela.

Las campañas de Juntos por el Cambio y del peronismo se mueven casi en espejo. Cuando Mauricio Macri baja la intensidad y la virulencia del discurso contra la oposición, el Frente de Todos se adormece y deja que la inercia de la crisis económica y social se encargue de la campaña. Cuando el Presidente redobla la apuesta, tal cual ocurrió con su salida al balcón de la Casa Rosada ante una movilización del oficialismo, Alberto también levanta temperatura. En aquella ocasión, la respuesta había sido un duro comunicado tras reunirse con el FMI donde dejaron trascender que el organismo internacional había consultado sobre un eventual “adelantamiento de las elecciones”.

Ayer, Macri reflotó en redes sociales la marcha del “sí, se puede” (ver nota pag. 14-15). Esta vez sin su imagen ni la de su compañero de fórmula, Miguel Pichetto. Una estrategia que copió de los intendentes de Cambiemos: invisibilizar la figura presidencial para intentar levantar la performance electoral en sus distritos. Este fin de semana, en Quilmes, Martiniano Molina fue protagonista exclusivo de un multitudinario acto en San Francisco Solano de cara a la definición ante la camporista Mayra Mendoza. La respuesta del Frente de Todos será desplegar a sus candidatos en un formato de campaña descentralizada. Alberto, Axel y Massa se mueven en paralelo y con agendas propias.

Esta noche, a las 20, será la cena que encabezará Alberto F. con radicales cristinistas convocados por el dirigente porteño Leandro Santoro. En la mesa principal, el candidato a presidente ubicará a Matías Lammens y a Gisela Marziotta, la fórmula opositora para la jefatura de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El staff del radicalismo disidente estará integrado por comensales como Sergio Palazzo, titular del gremio bancario; Nito Artaza, Leopoldo y Cecilia Moreau, la senadora nacional Magdalena Odara, el misionero Maurice Closs, y los economistas Miguel Pesce y Guillermo Nielsen, entre otros. Ricardo Alfonsín también recibió la invitación pero se excusó de manera protocolar para no romper la organicidad de su partido a pesar de sus críticas abiertas a Cambiemos.

Mañana, Alberto F. volverá a Mendoza donde justamente manda un exradical K, Alfredo Cornejo. Allí habrá un nuevo apoyo a la candidatura de la senadora de La Cámpora, Anabel Fernández Sagasti, quien enfrenta al radical Rodolfo Suárez por la gobernación mendocina. Fernández llegará esta vez acompañado por un pelotón de gobernadores peronistas como Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), y los electors Omar Perotti (Santa Fe) y Gustavo Lelella (Tierra del Fuego) entre otros. El jueves, Alberto F. realizará su sexto viaje de campaña a la provincia de Córdoba para participar de un almuerzo de la Fundación Mediterránea acompañado por Carlos Caserio, jefe del bloque PJ del Senado, y por el empresario aceitero Carlos Urquía. La relación con Juan Schiaretti avanza de manera gradual e invisible. El domingo de la semana pasada, después la misa por José Manuel de la Sota, el gobernador cordobés acudió al hotel de Fernández cerca del Orfeo cordobés donde mantuvieron un encuentro de más de dos horas. Schiaretti está cercado por el peronismo de Córdoba. Desde la liga de intendentes que encabeza Martín Gill (Villa María) hasta el PJ local están encolumnados detrás de la fórmula Fernández-Fernández.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario