Búsqueda laboral: respuestas a las dudas más frecuentes

Ambito BIZ

Las empresas de selección de personal son un misterio para muchos postulantes laborales. Matías Ghidini, general manager en GhidiniRodil, da sus recomendaciones para tener éxito en tu próxima entrevista.

En tiempos de pandemia e incertidumbre social, política y económica, uno de los temas que más preocupa a las personas es el trabajo, o más bien la falta del mismo. No ayudan a tranquilizarnos las profecías de Andrés Oppenheimer, presentadas en su libro Sálvese Quien Pueda, donde nos muestra que en pocas décadas, robots sofisticados, programas de computadora y otras formas de tecnología automatizada reemplazarán el trabajo humano, dejando a millones de personas fuera del mercado laboral. El avance imparable de la tecnología es una realidad, acelerado por el confinamiento ciudadano durante la pandemia que obligó a sofisticar la tecnología aplicada a las tareas laborales.

Según el INDEC, en el segundo trimestre de 2020, la tasa de actividad en Argentina se ubicó en 38,4%, la tasa de empleo en 33,4% y la tasa de desocupación en 13,1%. Matías Ghidini, general manager en GhidiniRodil, consultora de Recursos Humanos presente en nuestro país y la región nos comparte sus números: “El número de desempleos es el que marca el INDEC, hoy estando a octubre seguramente aumentó a un 15% o 16%. Este número representa 1 millón 600 mil desocupados en el mercado formal de empleo. Pero si uno toma el mercado informal en el que no hay ningún número comprobable hay muchos más. El número varía según cómo y qué se mida. En el mercado formal tenés más de 1 millón y medio, y si lo multiplicas por 2 por los del mercado informal ya tenés cerca de 3 millones y medio de desempleados aproximadamente”.

La gran mayoría de las personas consigue trabajo por medio de redes laborales o sociales, personales o virtualmente. Las consultoras de recursos humanos se dedican al proceso de selección, entre otros servicios ofrecidos. Muchos hemos pasado por este proceso sin poder identificar qué es lo que salió mal y por qué es que nunca más nos llamaron. Muchas veces menos es más, y querer destacar o exagerar en el CV no siempre es buena idea.

Errores comunes de los postulantes

“El error más común que cometen los postulantes tiene que ver con la mentira. No una mentira explícita pero muchas veces se da información ambigua. Por ejemplo: roles que uno tenía, funciones que ejercía, logros que no fueron tales, entre otros. También se miente en fechas o motivos de salida de la empresa anterior. Sin embargo, el postulante no sabe que un buen reclutador puede ir identificando estas mentiras porque hay experiencia y preguntas específicas donde se puede dilucidar si realmente lo que dice es cierto. El otro error común es no saber bien qué es lo que se busca con el cambio de trabajo. En consecuencia, uno se postula a una posición pero por medio de preguntas se identifica que el motivo del cambio no es claro”, afirmó Ghidini.

Con la imposición de la cuarentena las empresas de reclutamiento se vieron obligadas a modificar el modo de realizar las entrevistas, antes presenciales. Pero también los candidatos debieron aprender una nueva forma de postularse a los trabajos. Conocer quién nos entrevista y cómo prepararse puede hacer la diferencia.

Tips para la entrevista virtual

“Antes la entrevista virtual estaba reducida a situaciones más puntuales como distancias geográficas o evitar viajar a otros países pero con la pandemia, todas las entrevistas son virtuales. Los consejos que les daría a los postulantes virtuales son: conseguir una buena conexión, no sólo de internet, sino también buen sonido y audio, un lugar donde uno pueda estar resguardado dentro de un contexto familiar, estar preparado unos 10 o 15 minutos antes para ver que todo funcione correctamente y no hacerlo sobre la marcha, para no perder la oportunidad de generar esa conexión empática con el selector”, aseguró Ghidini.

La gran mayoría de los postulantes sufre, además de la ansiedad propia del estado de búsqueda, la sensación de que su postulación se pierde en un mar de currículums vitae (CV) sin lograr ser siquiera leído. Las empresas de reclutamiento trabajan de la siguiente manera.

“Se hace una primera selección sobre datos duros. Por ejemplo, buscás ingenieros y se postulan abogados, ahí no hay competencia que salve la postulación. Hay una primera selección que tiene que ver con datos duros, de formación, de experiencia, de estudios, cumplir con los requerimientos básicos, donde se suele descartar un 50% de los CV recibidos. Después entra en juego la experiencia del consultor donde ya cumplidos los requisitos básicos, evalúa sus anteriores empleadores, determinada experiencia, determinada formación, dónde vive, la edad, etc. Hay un montón de cosas a tener en cuenta para entender el perfil de las personas. Con la preselección, comienza a llamar y a entrevistar por teléfono. También depende del tiempo de la búsqueda, si la búsqueda dura un mes y en la primera semana ya encontré 4 personas que cumplen con todos los requisitos y ya los llamé, van a ganar en probabilidad de ser contratados al que llega último a fin de mes”, describió Ghidini.

Falta de respuesta

Una de las quejas más frecuentes de los postulantes se puede ver reflejada en publicaciones en LinkedIn, una de las redes con más usuarios en el mercado laboral. Allí reclaman no obtener respuesta y retroalimentación durante el proceso de selección por parte del reclutador, ya sea externo o interno a la compañía empleadora. La ansiedad en muchas ocasiones es mala consejera.

“Yo creo que siempre hay que mantener al candidato informado pero sucede que el tiempo y la calidad de la respuesta es muy subjetivo. Un candidato puede pretender información cada dos días porque está necesitado de trabajo y con ansiedad, lo cual es entendible, pero del otro lado no hay una novedad relevante de la empresa empleadora, quien se toma sus tiempos. Por ello, si bien es entendible la posición del candidato, también hay que entender que del otro lado hay muchos más candidatos en proceso y no siempre hay novedades que ameriten un llamado”, aseveró Ghidini.

Graduados universitarios

Por otro lado en Argentina hay un exceso de oferta de postulantes con formación en carreras sociales y un bajo porcentaje de egresados de carreras de formación más técnica o tecnológica. En el país, los aspirantes no siempre estudian lo que el mercado necesita.

“Hay una desconexión entre los graduados y lo que se necesita en el mercado. Se precisan primordialmente perfiles de tecnología, enfermeros, ingenieros, pero la mayoría de los graduados son psicólogos, economistas, abogados y periodistas. Se necesita gente de tecnología y del cuidado a la salud, también actuarios. Hay un problema de desconexión entre oferta y demanda. Para cambiar esta tendencia hay que comunicar e informar. Me parece que hay que sacar preconceptos. Se corrige con mejor comunicación, menos prejuicio, menos preconcepto y planificando a largo plazo qué recursos humanos necesitamos para el país. Ese es un rol que tiene que asumir el Estado, junto con el sector privado y educativo”, concluyó Ghidini.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario