Impuesto a grandes riquezas: necesidad de fondos lima diferencias entre intendentes

Ambito Nacional

Pese a las diferencias ideológicas, buena parte de los alcaldes provinciales entiende que, ante un momento excepcional, se tome una iniciativa que, en definitiva, también podría favorecerlos.

Una vez presentado, el anunciado impuesto a las grandes fortunas de seguro llevará a que gran parte del arco político que hoy prefiere no manifestarse al respecto deba tomar una postura concreta. Con esta iniciativa, se busca recaudar 3 mil millones de pesos a través de un fondo con el fin de poder combatir la situación económica que deja al descubierto el Covid-19.

En este marco, Ámbito Financiero se puso en contacto con un grupo de intendentes bonaerenses para saber cuál es su opinión ante la inminente presentación de un proyecto de ley que pretende aumentar la presión impositiva sobre los grandes patrimonios.

Solo afecta a unas 12 mil personas que durante años han concentrado la mayor riqueza de nuestro país”, asegura Alberto Descalzo, jefe municipal de Ituzaingó. Y remarca que “países como Alemania lograron un Estado y una economía eficiente gracias a este tipo de medidas y de aportes. Esta pandemia puso en discusión la construcción de naciones en donde todos y todas deben hacer el aporte necesario para poder salir adelante”.

Su par de Berisso, Fabián Cagliardi, también del Frente de Todos, suma que “los que más tienen, deben ayudar a los menos tienen. Es lo más justo y equitativo. El Estado debe articular impuestos progresivos para seguir brindando servicios y proteger la salud de todos. La situación es muy compleja y la sociedad en su conjunto está haciendo un esfuerzo enorme”.

Desde Chacabuco, el alcalde Víctor Aiola, referente radical de Juntos por el Cambio, se diferencia en parte de los testimonios anteriores pero se basa en el contexto presente. “Estamos en un momento excepcional que quizá requiera medidas excepcionales”. Y agrega que “hay que buscar medidas donde no todo sea en base a la generación de impuestos. Hay que ser solidarios en este momento difícil y me parece que antes del impuesto hay persuadir a aquellos que les fue muy bien en los últimos años para que colaboren de buena voluntad”.

Los intendentes de Veinticinco de Mayo (Hernán Ralinqueo) y Monte Hermoso (Alejandro Dichiara) también se muestran de acuerdo con el impuesto extraordinario. Este último expresa que “basta recordar que uno de cada tres personas es pobre en nuestro país. También veo con agrado que el proyecto contempla que los fondos recaudados (unos 4 mil millones de dólares) sean íntegramente destinados a los gastos ocasionados por esta emergencia sanitaria”. Por su parte, el alcalde de la séptima asevera que “los que más tienen son los más tienen que contribuir en este momento tan difícil”.

El jefe municipal de San Miguel, Jaime Méndez, manifiesta no conocer en detalle el proyecto como para dar una opinión concreta pero que “de todas maneras, a grandes rasgos, si bien es un principio razonable pensar que los que más tienen, en este contexto de pandemia, hagan un mayor esfuerzo que el resto, no creo que la solución venga por poner más impuestos y seguir castigando a quienes generan trabajo. En caso de que sea lo que termine ocurriendo con este proyecto que, reitero, no conozco”

Desde el sur, Andrés Watson, a cargo de Florencio Varela, expresa que “la contribución de quienes concentran las riquezas, hará más justa, equitativa y rápida la solución. Se debe tener en cuenta que en nuestro país, el 10 por ciento más rico de la población obtiene ingresos 2.215% más elevados que el 10% más pobre. Es un aporte, no un impuesto; porque sería por única vez. Deben aportar quienes están en una situación relativa mejor”.

No ocurre lo mismo con Javier Martínez, de Pergamino. “No estoy de acuerdo en nada que tenga que ver con un mayor costo contributivo. Sí concuerdo con bajar el gasto público para bajar nuestros impuestos y tasas. Pero ya llegamos al límite de lo razonable”.

Lo sucedido en Castelli hace algunas semanas sirve como una referencia escala de lo que pueda ser la pelea nacional. En este municipio de diez mil habitantes, el intendente Francisco Echarren dispuso un tributo extraordinario para productores con más de 50 hectáreas que fue cobrado en un 90 por ciento. “No sólo que estoy de acuerdo en lo teórico sino que fuimos el primero y el único en pones tasas en el sector rural por lo que pasamos a una experiencia práctica. Habría que conformar un fondo patriótico no sólo para enfrentar los gastos de la pandemia sino también para tener un Plan Marshall argentino para reactivar la economía y fomentar el empleo como hacer obra pública significativa que le dé más dinamismo a la economía y al consumo”.

Vale aclarar que, en las últimas horas se conoció que desde el oficialismo provincial se trabaja en un proyecto para presentar a través de la Cámara baja que busca fijar un aumento extraordinario en la alícuota de ingresos brutos que pagan determinadas actividades económicas. Desde bancos, algo que por ejemplo ya llevó adelante Juanchi Zabaleta en Hurlingham (con un aumento del 50 por ciento del impuesto municipal a las entidades), con una suba de más del 40 por ciento en la alícuota de IIBB que se paga por “servicios de la banca minorista”, hasta incrementos en la alícuota de la fabricación deinsecticidas, plaguicidas y productos químicos de uso agropecuario” y “servicios de proveedores de acceso a internet.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario