Intendentes apuran mix de medidas

Ambito Nacional

En paralelo a los diversos anuncios que se llevaron a cabo desde la provincia de Buenos Aires y desde Nación ante el avance del coronavirus, los intendentes tomaron sus propias medidas para hacer frente al Covid-19.

En esa línea, el intendente de La Plata, Julio Garro, se reunió con hoteleros, comerciantes, taxistas, remiseros y responsables de transportes escolares para generar conciencia sobre la temática y suspendió los eventos públicos. En el área gastronómica confirmó que todos los restaurantes deberán tener sus mesas a más de un metro y medio de distancia entre una y otra y que será obligatorio el uso de manteles y servilletas descartables. Para los complejos de cine resolvió que no podrá haber más de una persona cada tres asientos.

En Mar del Plata, en tanto, Guillermo Montenegro suspendió eventos masivos hasta el 31 de marzo y elevó al Honorable Concejo Deliberante el pedido de declaración de emergencia sanitaria, algo que, por caso, ya aprobó Bahía Blanca, donde también se cancelaron las actividades en locales de convocatoria numerosa.

En La Matanza, por su parte, llevan adelante capacitaciones para operadores que reciben consultas por la enfermedad, y la comuna señaló que se realizan actividades territoriales de los efectores y a través de las promotoras de salud.

En Nordelta (Tigre), los empleados del barrio privado utilizan guantes de látex que deben cambiar por hora para tomar la documentación de toda persona que ingrese y egrese del lugar, mientras que en Lanús se profundizaron las campañas de concientización. “De las 125 llamadas en promedio al SAME, en las últimas jornadas ascendimos a 627. Para dar adecuada respuesta a todas las consultas, dentro del Centro de Comando y Monitoreo, se duplicaron la cantidad de operadoras, dijo el titular de Salud, Gustavo Sieli.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario