Mendoza: guiño político por Portezuelo

Ambito Nacional

El gobernador de Mendoza, el radical Rodolfo Suarez, convocó ayer a diputados y senadores nacionales de diferentes fuerzas políticas a una reunión en la que buscaron una posición común para garantizar el avance de la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento, cuya construcción está cuestionada por La Pampa.

El encuentro permitió que el oficialismo de Cambia Mendoza y el peronismo provincial, que están a los tirones en cuestiones locales, lograran un acuerdo sobre una obra central para el distrito cuyano.

En la reunión estuvieron presentes los tres senadores nacionales (los radicales Pamela Verasay y Julio Cobos y la peronista Anabel Fernández Sagasti), así como los diputados Alfredo Cornejo, Claudia Najul, Federico Zamarbide, José Luis Ramón, Marisa Uceda, Omar Félix, Luis Petri. Mientras que por el Ejecutivo provincial participaron Enrique Vaquié, ministro de Economía y Energía; Víctor Ibáñez Rosaz, ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia; Mario Isgró, ministro de Planificación e Infraestructura; y Pablo Magistocchi, vicepresidente de la Empresa Mendocina de Energía (Emesa) y director de Energía Renovable de la provincia.

Al finalizar el encuentro, Fernández Sagasti, del Frente de Todos, dijo que uno de los objetivos del encuentro fue “mostrar la unidad en la defensa de esta obra”. La senadora, referente del peronismo de Mendoza, remarcó que “los fondos han llegado en tiempo y forma, y que eso marca la intención del Presidente de seguir cumpliendo con el compromiso que tiene con Mendoza”, en relación con el pago de la segunda cuota por casi u$s14 millones que el Gobierno de Alberto Fernández liberó a la provincia.

A su turno, el senador Julio Cobos dijo que “lo mejor que le puede pasar al Río Grande, que no está regulado, es que se regule y que lo haga con la construcción de esta presa hidroeléctrica”. Cobos sostuvo que “La Pampa, que mantiene un conflicto con Mendoza por el Atuel, que no tiene nada que ver con la Cuenca del Río Colorado, es la que insiste en que esta obra les va a quitar agua a las provincias, y es todo lo contrario, lo que hace es preservar el agua y en la entrega, turbinando para generar energía, y se restituye el agua al río”.

La posición del Gobierno pampeano, que se opone a la construcción de Portezuelo, fue uno de los ejes sobre los que giró el encuentro. Por el Gobierno provincial, el ministro Vaquié explicó que “el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) le pidió a la Universidad de La Plata y a la Universidad del Litoral que estudie el impacto que la obra tiene sobre toda la cuenca” y que los resultados mostraron que las cinco provincias de la cuenca -Buenos Aires, Río Negro, La Pampa, Neuquén y Mendoza- “van a tener una mejor y mayor cantidad de agua una vez que la obra concluya”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario