Nación: “Con este Consenso no promovemos suba de impuestos”

Ambito Nacional

La secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis, dijo que "se da autonomía a las provincias para que decidan si aumentan o no, con un tope", en referencia a Ingresos Brutos, el principal impuesto de los distritos subnacionales.

La Casa Rosada salió a defender ayer el Consenso Fiscal que Alberto Fernández rubricará el próximo lunes a las 17 con los gobernadores y enfatizó que desde Nación “no promueven ningún aumento de impuestos”.

“Desde este Consenso que firmamos con las provincias no promovemos ningún aumento de impuestos; es simplemente ratificar las alícuotas máximas que estaban vigentes en el 2019, en el 2020 y en el 2021”, dijo ayer la secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis, en referencia a Ingresos Brutos, el principal impuesto de los distritos subnacionales.

En esa línea, Batakis enfatizó -en rueda de prensa- que “las provincias tienen la potestad” y que “lo único” que hace Nación es “volver a darle la autonomía política a cada una de las provincias para que decidan si aumentan o no, con un tope”.

Una facultad de la cual los gobernadores podrán hacer uso o no. Por caso, ayer el peronista santafesino Omar Perotti anticipó que “de aquí al 2023 no habrá aumento de impuestos de ningún tipo en la provincia”.

Al arrancar el día, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, había salido a asegurar que no rubricará el pacto fiscal. “En la Ciudad no vamos a aumentar impuestos, por eso no lo vamos a firmar”, dijo.

“Nos acusan de que permitiremos crear nuevos impuestos cuando fue la Ciudad de Buenos Aires la que el año pasado creó el impuesto a las tarjetas de crédito; su gobierno sí está aumentando los impuestos: también incrementó el ABL el 52%, y lo mismo ocurrió con las patentes”, retrucó Batakis.

Y aseguró que “no obligan a nadie” a firmar el Consenso y que en ese caso CABA deberá “poner todas las alícuotas que estaban vigentes en el Consenso del 2017” (y que son más bajas).

A diferencia de Larreta, ayer el radical correntino Gustavo Valdés anticipó que adherirá al Consenso. “Firman todas excepto CABA; las únicas que no necesitan firmar, porque no estaban involucradas en el Consenso 2017, son La Pampa y San Luis”, dijo Batakis.

Oxígeno

En los hechos, el nuevo pacto fiscal vuelve a oxigenar las arcas provinciales, al blindar el freno -acordado en los últimos dos años con Alberto Fernández- al cronograma de bajas progresivas de Ingresos Brutos definido con Mauricio Macri en 2017.

Va incluso más allá: directamente estipula -según el borrador en manos ayer de las provincias- que “las partes acuerdan dejar sin efecto las obligaciones asumidas en materia tributaria provincial establecidas con anterioridad a través de los Consensos Fiscales suscriptos en fecha 16 de noviembre de 2017, 13 de septiembre de 2018, 17 de diciembre de 2019 y 4 de diciembre de 2020, teniendo únicamente como exigibles aquellas cuyo cumplimiento se haya efectivizado a la fecha de la firma del presente Consenso, así como las que surgen expresamente de lo estipulado en el mismo”.

Más allá de no tener que bajar alícuotas, esos topes dejan la puerta abierta a potenciales subas impositivas, para el caso de provincias que cuenten con alícuotas inferiores a los techos vigentes.

Herencia y polémica

Pero además suma un punto adicional que disparó fuerte polémica, al estipular que “las provincias y CABA, dentro del transcurso de 2022, procurarán legislar un impuesto a todo aumento de riqueza obtenido a título gratuito como consecuencia de una trasmisión o acto de esa naturaleza”.

Se “aplicarán alícuotas marginales crecientes a medida que aumenta el monto transmitido a fin de otorgar progresividad al tributo”, define, con alcance a “herencias, legados, donaciones, anticipos de herencias y cualquier otra transmisión que implique un enriquecimiento patrimonial gratuito”.

Un “permitido” que, a priori, no figura en realidad en las previsiones de al menos buenas parte de las provincias.

El Consenso también determina “mantener desgravados los ingresos provenientes de las actividades de exportación de bienes (excepto los vinculados con actividades mineras o hidrocarburíferas y sus servicios complementarios)”.

Y define que “las actividades relacionadas con el juego, el tabaco y las bebidas alcohólicas no se encuentran sujetos a alícuotas máximas”.

“Hay una sola modificación en Ingresos Brutos: pusimos un tope para las entidades financieras; esa alícuota no estaba en los otros Consensos y lo tuvimos que poner a raíz de que la Ciudad de Buenos Aires el año pasado aumentó la alícuota de los servicios financieros”, dijo Batakis, respecto de un techo del 9%.

Dejá tu comentario