Empresarios del NEA reclaman a Nación equidad fiscal y ajuste del gasto público

Ambito Nacional

Plantearon la imposibilidad de seguir pagando más impuestos. Solicitan un programa económico que atraiga inversiones.

El proyecto del Gobierno nacional para crear el impuesto “a la renta inesperada”, con alcance a empresas con ganancias superiores a los 1.000 millones de pesos al año, generó la reacción de las distintas cámaras empresariales del país. En este caso, referentes de la industria y el comercio de provincias del NEA expresaron ante este diario su disconformidad con la iniciativa y plantearon la necesidad de que el Estado presente un programa económico que atraiga inversiones.

Alejandro Haene, titular de la Confederación Económica de Misiones (CEM), consideró que “hay que incrementar las bases de contribuyentes, pero sin castigar a nadie. Es injusto pagar otro impuesto cuando a alguna empresa le va bien, porque ya pagan el 35% de Impuesto a las Ganancias”.

“Si Argentina tuviera equidad fiscal, estaría bien dar un bono todos los meses a quienes correspondan y necesiten”, reflexionó. Incluso, se mostró indignado porque “el Gobierno siempre crea impuestos a través de cualquier argumento”, sostuvo.

La necesidad de que los empresarios cuenten con seguridad jurídica resulta fundamental también para atraer inversores. “Hay países complicados políticamente, pero su esquema fiscal no cambia”, expresó Haene.

Más allá de saber reconocer que hay sectores sociales que la están pasando mal económicamente, como los jubilados o los trabajadores independientes, Haene opinó que “hay que distribuir mejor la recaudación y ser más eficientes”.

Por último, el titular de la Cem señaló la existencia de “empresas que deberían tributar y no lo están haciendo y esa gestión de control le corresponde al Estado”. Reiteró que, a su juicio, “los empresarios ya colaboran con el Estado pagando impuestos municipales, provinciales y/o nacionales”.

Ante la cantidad de impuestos que deben pagar las empresas, comentó que hay empresas que deciden irse de Argentina y radicarse en otros países. Después, lamentó la decisión de algunos municipios de establecer alícuotas y tasas para las empresas, “dependiendo de lo que consideran gastar todo el año el valor de las alícuotas”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Hotelera, Gastronómica y Afines de Puerto Iguazú, Santiago Lucenti, se opuso a la implementación de un nuevo impuesto. “Tuvimos que soportar la pandemia y no nos liberaron ningún impuesto, como por ejemplo IVA, es decir que cuando hubo pérdidas el Gobierno nacional no es socio con nosotros, deberían pensar en una compensación para nuestro sector ante la crisis que estuvimos pasando”.

En tanto que el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Posadas, Sergio Guelman, dijo que “los empresarios no estamos en condiciones de pagar más impuestos”. “El tema pasa porque el Estado administre mejor los recursos, haga los achiques necesarios como hicieron los privados”, reclamó.

“No podemos ser esclavos de una catarata de impuestos”, subrayó.

En la misma línea opinó el empresario supermercadistas y miembro de la Cámara Argentina de Supermercados e intendente de la municipalidad misionera de San Vicente, Fabián Rodríguez. “Se debe incentivar el ingreso de capitales; con nuevos impuestos a las empresas extranjeras no les interesa invertir en la Argentina. El problema del Gobierno nacional es que no baja el gasto público”, enfatizó.

Para Rodríguez, se debe terminar con seguir exprimiendo al Estado. “Pongo de ejemplo el municipio de San Vicente, desde que asumimos nos propusimos achicar el gasto y lo logramos; hoy tenemos superávit”, exhibió.

Chaco, en alerta

Para José Luis Cramazzi, de la Federación Económica de Chaco (FeChaco), en vez de generar nuevos impuestos se “debería diagramar un plan económico que hoy no existe; además se debe bajar el gasto público y redistribuir los planes sociales en favor del sector productivo”.

“La Argentina no puede seguir corriendo a los inversores con nuevos impuestos, las empresas prefieren invertir, por ejemplo, en Paraguay e inclusive hay empresarios argentinos que se están yendo del país porque tienen mejores condiciones jurídicas”, citó.

Cramazzi dijo que “solamente se hacen parches que no ayudan a bajar la inflación. El Gobierno debe llevar adelante políticas económicas que permitan seducir a los inversores“.

Respecto a la situación en particular de Chaco, Cramazzi dijo que como provincia agroganadera industrial está muy bien, con mucho apoyo del Gobierno de Jorge Capitanich.

Reconoció, en cambio, la difícil situación de la capital provincial, Resistencia, que tiene los más altos índices de pobreza. “Esto es debido a que mucha gente proveniente del interior se instaló en la gran Resistencia en búsqueda de trabajo, pero no lo encuentra”, explicó.

Iván Bonzi, titular de la Cámara de Comercio e Industria de Resistencia, también planteó su oposición a un impuesto extraordinario. “Rechazamos la intervención del Estado en crear nuevos impuestos. Las pymes ya pagamos unos 170 impuestos, no podemos seguir apretándonos más”.

Bonzi dijo que “entendemos que el Estado nacional está pasando por un momento no muy bueno, pero no con la creación de nuevo impuesto solucionará su déficit. Indudablemente debería achicar los gastos”, dijo.

El empresario destacó, sin embargo, el acompañamiento que tiene el comercio chaqueño de parte del Gobierno provincial con “nuevas medidas económicas provinciales e implementación de estímulos comerciales a través del Nuevo Banco de Chaco, por ejemplo”.

Dejá tu comentario