Salta refinancia deuda con Nación por $1.500 millones

Ambito Nacional

El gobernador Gustavo Sáenz reprogramó el vencimiento con el Fondo Fiduciario. A través de gestiones con el Ministerio del Interior, tendrá fondos extra que le permitirán terminar el año con superávit.

El Gobierno nacional llegó a un acuerdo con el mandatario de Salta, el peronista Gustavo Sáenz, quien podrá refinanciar $1.500 millones de deuda con Nación que formaban parte del Fondo Fiduciario. Así, el gobernador tendrá oxígeno en sus cuentas y podrá aspirar a terminar el año con superávit.

Sobre el cierre de la gestión de Mauricio Macri, el entonces ministro de Economía Hernán Lacunza permitió a las provincias reperfilar esos vencimientos, y Salta era el único distrito que no había tomado esa opción.

La refinanciación de los salteños se hizo a través de gestiones con el Ministerio del Interior que comanda Eduardo “Wado” de Pedro.

Silvina Batakis, secretaria de Relaciones con las Provincias de ese ministerio, selló el acuerdo con el titular de la cartera de Economía de Salta, Roberto Dib Ashur. “Vimos la posibilidad de frenar los descuentos de coparticipación de cada mes del año 2020 y obtuvimos muy buenas respuestas”, aseguró el funcionario de Sáenz tras el encuentro con quien fue la titular de la cartera económica de la provincia de Buenos Aires en el segundo mandato de Daniel Scioli (2011-2015).

Asimismo, el subsecretario del área nacional, Emiliano Estrada, quien fue ministro de Economía de Salta durante los últimos dos años de gestión de Juan Manuel Urtubey, manifestó en su cuenta de Twitter: “Hoy, con alegría, puedo contarles a los salteños que el Gobierno nacional tomó las medidas necesarias para refinanciar esa deuda. Salta contará con $1.500 millones de pesos adicionales en el Presupuesto 2020. Eso se suma al Consenso Fiscal que representa otros 4.000 millones más”. Y añadió: “Desde el Gobierno nacional vamos a ayudar a todas las provincias a tener una economía sana y sostenible. En ese camino dimos este paso con Salta”.

Desde la provincia, en tanto, mediante un comunicado oficial, se afirmó: “Esta redefinición de la deuda traerá un alivio financiero a la provincia de Salta durante 2020, ya que la deuda es de 9.500 millones de pesos”. En la negociación, la administración de Sáenz tendrá un plazo de gracia de 18 meses y cuatro años para pagar los $1.500 millones del Fondo Fiduciario.

Otras deudas

Las provincias están negociando en despachos de Buenos Aires la posibilidad de postergar vencimientos de distintos programas nacionales, como el Fondo de Garantía Sustentable de la Anses (FGS), donde se concentra el grueso de las deudas que preocupan a los gobernadores, con un stock superior a los $120.000 millones. En agosto, las provincias deberían devolver unos $20.000 millones al FGS.

También en los distritos opositores elevaron un pedido al Gobierno para que en la reestructuración de la deuda se contemple a las provincias. Una suerte de carta de negociación por el apoyo en el Congreso nacional. Además de sumar las deudas locales en dólares al combo que negocia Martín Guzmán, también piden mayores plazos para postergar vencimientos con el Tesoro y el FGS.

Desde despachos nacionales dejaron en claro que la refinanciación salteña no está relacionada con esas gestiones y que fue el cierre de una negociación que había comenzado en la administración de Cambiemos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario