Interna caliente: expulsan a 749 afiliados radicales, entre ellos al ministro Meoni

Ambito Nacional

La oposición, encabezada por Gustavo Posse, tildó de "provocación" la desafiliación de cara al cierre de lista para las elecciones de octubre. Desde el sector que lleva a Maximiliano Abad sostienen que la Convención Provincial avala el procedimiento.

La interna radical por el control del comité bonaerense se encuentra en etapa final y la rivalidad entre los sectores involucrados crece a diario. La expulsión de 749 afiliados desató el último cruce entre el oficialismo partidario, representado en la candidatura de Maximiliano Abad, presidente del bloque de Juntos por el Cambio en la Cámara baja provincial, y la oposición, con el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, a la cabeza.

Teniendo en cuenta que el cierre de listas está previsto para el 11 de septiembre, desde el possismo calificaron la acción como una “provocación”. Por su parte, desde la conducción del partido centenario sostienen que los incisos C y D del artículo 10 de la Convención Provincial de la UCR son claros. Los apartados mencionados hablan de que la desafiliación es aplicable para quienes “avalen pública y/o explícitamente a precandidatos o candidatos por otros partidos políticos, federaciones y/o agrupaciones municipales reconocidas sin resolución respaldatoria de la HONORABLE CONVENCIÓN PROVINCIAL”. Y para aquellos que “se escindan de bloques legislativos partidarios nacionales, provinciales y/o municipales para incorporarse a otros bloques políticos”. En alusión a Cambio Federal, el bloque que Posse conformó junto a Emilio Monzó en la legislatura bonaerense.

Entre los afectados se encuentra el ministro de Transporte nacional, Mario Meoni, quien fue intendente de Junín como representante de la UCR.

Es un acto más de desesperación de Salvador y Abad. Tienen la interna perdida y hacen estas cosas. Seguimos achicando el partido. Nosotros lo que decimos es interna, amnistía, unidad y PASO para tener un partido más fuerte”, le explica a Ámbito un dirigente que responde a Posse. Y agrega que “la UCR no es un juguete chico para ser sumiso al PRO. Son metodologías para separar. Salvador fue tres veces presidente y antes de él jamás se separó a alguien. En las últimas elecciones hubo radicales que no dejaron competir y los proscribieron”.

No hay que olvidar que fue la oposición la que quiso postergar la presentación de listas y esquivar las elecciones”, responden fuentes del oficialismo. Mientras que desde la vicepresidencia del comité provincial, el diputado nacional Carlos Fernández le dice a este medio que “un partido político tiene reglas de juego claras y preestablecidas. Nuestra Carta Orgánica habilita, con absoluta lógica, a excluir del Padrón partidario a aquellos ciudadanos o ciudadanas que se van de la UCR para formar parte de otros espacios políticos”.

Por su parte, el ex funcionario radical Horacio Barreiro asegura que “los cuentapropistas de la política, los que creen que sus intereses personales justifican cualquier movimiento, que van saltando de partido en partido, que quieren estar en todos lados por su solo interés individual pretenden que la UCR permanezca inmóvil ante sus inconductas”.

La oposición ya tomó cartas en el asunto y propugna por la nulidad de las desafiliaciones debido a que ponen de manifiesto “la flagrante arbitrariedad de la propia resolución y del órgano que la emite”. Se basan en la inexistencia de atribuciones del órgano para disponer la baja de los afiliados del padrón.

En concreto, las elecciones tienen fecha para el 11 de octubre. Sin embargo, la situación epidemiológica puede llevar a que en dos o tres semanas se pospongan los comicios. Hasta entonces, habrá que ver de cómo siguen los hilos de la elección más importante del año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario