Gobierno quiere saber por qué autopartistas se van de la Argentina

Autos

En los últimos meses se aceleró el ritmo de salida del país de empresas autopartistas. Es, sin duda, uno de los problemas más delicados de la industria automotriz por estos días. En el Gobierno – entre todos los frentes de batalla que tiene que atender-, no son ajenos a esta delicada situación y se vienen manteniendo reuniones con todos los protagonistas para buscar soluciones. En ese contexto, el Ministerio de Desarrollo Productivo que comanda Matías Kulfas impulsó – a través de la asociación que agrupa a las compañías proveedoras (AFAC) – una encuesta para sacar una radiografía del rubro. Lo que quiere saber es por qué estas empresas no invierten en la Argentina. (¿Hace falta una encuesta?). La semana pasada, AFAC envió a sus asociados un formulario con 16 preguntas. Apuntan a conocer los motivos de la deslocalización de piezas, si fue por cuestión de precios, cuestiones de calidad, desacuerdo con cliente o fin de producción de modelo. También consulta sobre el origen de la pieza de reemplazo y el valor en dólares de esa autoparte por vehículo. Será interesante conocer las respuestas.

En Ámbito se viene siguiendo bien de cerca lo que sucede en este sector con la publicación de algunos casos de empresas que decidieron levantar la producción y concentrar sus operaciones, generalmente, en Brasil. Pero la situación no mejora. Ya se mencionó el caso de la autopartista Irauto, del grupo español Antolín, que planteó a sus clientes la decisión comercial de atar sus precios en pesos al valor del dólar oficial debido a que, en los últimos años, con las fuertes devaluaciones se producía una diferencia que de cotizaciones que generaba un perjuicio económico. Concretamente, lo que quiere es que se tome de referencia el tipo de cambio oficial a la hora de la entrega del producto y no cuando se hace la compra. En el medio puede haber meses de diferencia. En caso contrario, la empresa advirtió que dejaría de abastecer con productos locales – la planta está en la localidad bonaerense de Benavídez – para sustituirlo con importados. Este diario se comunicó con el vocero de la empresa, radicado en Brasil, para confirmar su posible salida del país y la respuesta fue que no harían comentarios sobre el tema. Lo que se comenta en el sector es que ya habría un acuerdo para postergar la decisión de retirarse del país, hasta el año próximo, mientras sus clientes (en especial, el más importante) buscaría sustituir la producción con un proveedor propio que sume la fabricación de este insumo.

Hay otra empresa que también está en una fuerte puja por el precio de su producto. Se trata de Allevard Rejna, radicada en Córdoba, que produce parte de las suspensiones. Pertenece al grupo francoitaliano Sogefi. La semana pasada, en una reunión en una terminal líder, plantearon su preocupación por la situación de esta empresa. Los conocedores de este sector aseguran que una autopartista, cuando decide irse, se va. No plantea una excusa para terminar rompiendo por lo que centran esta disputa en una cuestión comercial. Aunque la tensión por esta negociación tiene en vilo a muchas empresas ya que es proveedora de casi todas. En otra terminal (muy importante), se plantaron y amenazaron a esta autopartista con sustituir sus productos por insumos importados en el caso de no aceptar las condiciones de pago. Está claro que el descalabro económico en el que vive la Argentina lleva a este tipo de conflictos en los que el comportamiento del dólar puede generar fuertes pérdidas de la noche a la mañana.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario