14 de noviembre 2022 - 00:00

BID: Todesca tiene una semana para convencer sobre su candidatura

Es la postulante de Argentina para presidir el banco. Estados Unidos tiene la silla clave, con el 30% del poder de voto. Expectativa por la opinión de Lula sobre la nominación del brasileño Ilan Goldfajn.

Cecilia Todesca Bocco
Cecilia Todesca Bocco

Cecilia Todesca Bocco tiene una semana contando desde hoy para convencer a la mayoría de los tenedores de las acciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esto es, básicamente, ser aceptada por el gobierno de los Estados Unidos, que tiene la llave para elegir al sucesor del fallido norteamericano Mauricio Claver-Carone. La hasta ahora secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería debe sí o sí convencer a los representantes de la administración de Joe Biden sobre que la suya es la elección más conveniente dada la circunstancias, y lograr así la mayoría de los votos necesarios para imponerse en la difícil carrera.

¿Porqué es necesario convencer a los Estados Unidos? Simplemente porque, al ser este estado (por muy lejos) el principal aportante de dinero a la entidad, ostenta el 30% de los votos. Esto además de ser, de alguna manera, el representante de otro 10% de los sufragios correspondientes a países de América Central y del Sur que simplemente siguen los votos de los Estados Unidos. Así las cosas, EE.UU. y sus socios habituales tienen la llave de la entrada a la conducción del BID. La novedad de estas elecciones, es que al no haber un candidato de consenso habilitado por la administración de los Estados Unidos, hay mayores posibilidades de éxito de candidaturas independientes. O al menos no tan notablemente vinculadas a la administración norteamericana.

No quiere decir que, al menos por lo que se deslizó durante las últimas dos semanas, no se espere que ya tenga Biden a su favorito. Por lo que se dejó trascender, el candidato brasileño Ilan Goldfajn ya tendría los votos de los Estados Unidos garantizados, luego de haberse reunido personalmente con el representante ante los organismos financieros internacionales de la Secretaría del Tesoro de Janet Yellen, el viejo conocido de la argentina David Lipton. Según la delegación brasileña, sería un hecho que el hasta ahora director gerente para el Hemisferio Occidental del FMI (con licencia) tendría promesa de apoyo por parte de Lipton, lo que le garantizaría ya un 40% de los votos. En este poroteo suma la elección de Paraguay y Uruguay, quienes como socios del Mercosur ya le expresaron a Goldfajn su apoyo.

Curiosamente lo que aún no está claro es si su propio país votará por él. Simplemente porque Luiz Inácio Lula da Silva, el vencedor de las elecciones presidenciales, aún no se expidió; dado que por ahora considera su postulación como una intencionalidad de su contrincante Jair Bosonaro. Lo que no se sabe en realidad sobre Lula es si pondrá objeciones públicas a su compatriota en la carrera hacia la cúspide del BID, ya que la votación será el próximo viernes y quién tendrá la lapicera afirmativa será la gestión Bolsonaro, quien postuló al ex presidente del Banco Central de su país. La única alternativa para que Brasil no vote por su crédito es que Lula diga públicamente que está en contra, algo que aún no sucedió.

Las alternativas

Si finalmente EE.UU. y Brasil apoyan a Goldfajn, la compulsa estará definida. Sin embargo, surgen aún dudas sobre si el candidato que primereó a todos en su postulación cuenta efectivamente con los votos de Estados Unidos. Y es ahí donde Todesca podría avanzar. Entre hoy y mañana tendrá su raid de reuniones con los representantes del BID, ante quienes expondrá sus planes. Pero, además, lobby del embajador Jorge Argüello mediante, intentará un contacto con Lipton que le abra la puerta de la Secretaría del Tesoro para explicar sus potencialidades.

Quien podría ayudarla es Sergio Massa, cuyo nombre surgió la semana pasada como hombre potable para conducir el BID desde las propias filas del Congreso Norteamericano, con senadores y diputados tanto demócratas como republicanos como hombre de consenso. El ministro de Economía nunca avaló la candidatura y finalmente el crédito local terminó siendo Todesca Bocco. Habrá que ver si desde hoy Massa activa su WhatsApp con sus fuentes norteamericanas para interceder a favor de la candidata argentina.

Los activos de la economista son importantes. Es la primera mujer en la historia en llegar tan lejos en la compulsa, algo que es considerado importante en estas circunstancias, dada la temática escandalosa por la cual Claver- Carone debió ser eyectado del BID. Tiene, además, antecedentes de buena trayectoria y conducta en sus tiempos de representante argentina ante el FMI y luego como una de las negociadoras del país ante los acreedores, formando equipo desde la jefatura de Gabinete de Santiago Cafiero en tiempos de discusión de la deuda privada. También tiene muy buena consideración técnica general, sin mayores cuestionamientos sobre su visión heterodoxa de la economía.

La principal desventaja de Todesca es, curiosamente, la posición del gobierno de Alberto Fernández ante los Estados Unidos. A los accionistas mayoritarios del BID no les gustan las declaraciones habituales que llegan desde Buenos Aires, con críticas abiertas y duras (aunque sean reales) sobre el funcionamiento del FMI, el Banco Mundial y el BID. De hecho, las declaraciones presidenciales sobre lo mal que están las cosas crediticiamente hablando dentro de la entidad, no fueron una buena carta de presentación para la candidata. Alberto Fernández hasta habló mal de Biden y su negativa de retirar a Claver Carone una vez reemplazada la administración Trump. Se recuerda en Washington, donde está la sede del BID, que la relación de la entidad con la Argentina en tiempos del norteamericano era pésima; al punto de ser declarado país insolvente bajo presión del entonces conductor de la entidad. Sólo la gestión de Massa al llegar al BID hizo que los créditos se reactivaran, pero para favorecer al tigrense.

Todesca Bocco y Goldfajn tienen un valor agregado sobre los otros candidatos. Argentina y Brasil nunca dirigieron la entidad, pese a ser luego de los Estados Unidos los países que mayor nivel de acciones tienen, detentando un 11% cada uno. Hubo hasta acá colombianos, uruguayos, chilenos, mexicanos y norteamericanos; pero no de los dos países latinoamericanos que más dinero aportan.

Los contrincantes de la argentina y el brasileño serán el también ex director gerente para el Hemisferio Occidental y ex ministro de Hacienda y Educación de Chile, Nicolás Eyzaguirre, quien se autopostula como el candidato del consenso ante la disputa argentino-brasileña. Aparentemente más atrás en las posibilidades aparece el subgobernador del Banco Central de México, Gerardo Esquivel, en una confusa presentación ante la salida de la primera candidata de Andrés Manuel López Obrador, la economista estrella de la CEPAL Alicia Bárcena, quien de manera pública fue rechazada por los Estados Unidos. Aún más atrás se postula el hombre de Trinidad & Tobago Gerard Johnson, quien llega a la carrera siendo consultor del ministerio de Economía de Jamaica y ex empleado del BID.

El ganador de la batalla permanecerá en la presidencia del BID durante cinco años, con la posibilidad de ser reelegido por cinco más. Además de la mayoría de los votos, debe contar con la votación final de 15 de los 28 países de la región.

Dejá tu comentario

Te puede interesar