29 de junio 2005 - 00:00

Llach propuso una reforma impositiva

La Fundación Producir Conservando volvió a convocar a Juan Llach, para que elabore una propuesta impositiva beneficiosa para los sectores productivos. Dicho trabajo fue presentado ayer por este ente que aglutina a ocho empresas, entre ellas entidades bancarias como el Banco de Galicia o proveedoras de insumos como Monsanto. A partir del trabajo, que se estima le harán llegar al gobierno, se abre una nueva posibilidad de discusión para los técnicos del sector. La Fundación, encabezada por Gustavo Oliverio, también realizó una previsión de largo alcance, hacia 2015.

Juan Llach
Juan Llach
«La Argentina tiene una oportunidad como pocas de salir de su decadencia de tantas décadas; éste es el momento para hacerlo, porque las cosas marchan bien», afirmó ayer Juan Llach, al presentar una propuesta de reforma tributaria en el seminario que organizó la Fundación Producir Conservando.

Llach explicó que la Argentina parece enfrentar así un dilema de hierro: o mejora sostenidamente la lucha contra la evasión impositiva, o deberá mantener por mucho tiempo impuestos distorsivos que limitarán seriamente sus posibilidades de crecimiento. Además, en un contexto de crecimiento rápido, el gasto público por habitante podría aumentar en un tercio entre 2004 y 2010, con la consecuente mejora de provisión de bienes públicos en la medida que el gasto sea eficiente.

«Va siendo la hora de que la Nación, las provincias y los municipios entiendan que el único Tesoro genuino que queda por descubrir es el de un sistema impositivo que permita combatir eficazmente la evasión mediante su aptitud para permitir el crecimiento y basarse en la responsabilidad fiscal y en una democracia más genuinamente representativa»,
aseguró.

También señaló que « muchos pobres pagan sus impuestos, y el sistema impositivo argentino tiene un perfil claramente regresivo; a esto contribuye el típico círculo vicioso de la tributación, con elevadas alícuotas, que colocan a muchas actividades y sectores sociales ante la alternativa de evadir o salir del mercado y no poder mantener un nivel de vida».

El objetivo de trabajo sobre impuestos es proponer y mostrar la factibilidad de que la Argentina cuente con un sistema impositivo que promueva un crecimiento sostenido y con equidad y, al mismo tiempo, más parecido a los vigentes en el resto del mundo, tanto en los países desarrollados como en los emergentes que compiten con el nuestro en la atracción de inversiones productivas.


Llach aseguró que, de aplicarse esta reforma, la Argentina lograría un aumento en la inversión y en las exportaciones, un significativo blanqueo de la economía y la generación de nuevos empleos por el crecimiento de la economía y el mayor desarrollo del país.

A pesar de los progresos recientes de la lucha contra la evasión y algún aumento de la incidencia del Impuesto a las Ganancias, subsisten en el sistema impositivo vigente los siguientes problemas:

• Evasión impositiva.
Ronda 40%, valor todavía lejano de la meta de 20% que puede proponerse un país de desarrollo intermedio o emergente como la Argentina.

• Inequidad social.
El sistema no es progresivo, por la alta incidencia de impuestos indirectos y la baja participación de los impuestos directos cuando se compara con otros países, a pesar de que una persona de ingresos medios o altos que cumple con todos los impuestos paga más de 50% de su valor agregado.

• Inequidad sectorial. Existe también una significativa inequidad sectorial, por la incidencia conjunta de la alta evasión y la participación de los impuestos distorsivos en la recaudación total. La evasión es fuente de notoria competencia desleal y desalienta muchas inversiones. Por su parte, los impuestos distorsivos llegan a 6% del PBI, un valor muy alto en la comparación internacional, tanto respecto de países desarrollados como emergentes.

• Falta de correspondencia fiscal y deficiencias del régimen federal.
El régimen de coparticipación vigente determina que la Argentina tenga el menor nivel de correspondencia fiscal entre países federales comparables. Esto quiere decir que los gobiernos provinciales y municipales en la Argentina tienen responsabilidades mucho mayores de gasto que de recaudación, lo que conduce a comportamientos fiscales no responsables, a un desincentivo a recaudar y a una mayor evasión.

El trabajo se propone como metas:

• Ser impositivamente un país normal.
Completar la transición, desde la emergencia generada a partir de la crisis de 2001-2002 hasta otra de normalidad.

• Lograr un sistema más equitativo.
Que el nuevo sistema impositivo sea más equitativo, tanto entre sectores sociales o tramos de ingresos, como entre sectores económicos.

• Promover la competitividad.
Lograr, mediante la reducción o eliminación de los impuestos distorsivos, una carga impositiva que permita compensar la revaluación del peso, que probablemente continuará en el futuro próximo.

• Consolidar la solvencia fiscal.
Asentar la solvencia fiscal en impuestos de naturaleza permanente y menos vulnerables a shocks económicos adversos, alejando así la posibilidad de las crisis fiscales que ocasionaron las últimas seis grandes crisis macroeconómicas de la Argentina.

•Aumentar la solvencia externa.
Dar especial prioridad al crecimiento de las exportaciones para permitir así superar la vulnerabilidad externa, la otra causa central que interrumpió en el pasado los ciclos económicos favorables.

• Fortalecer el federalismo.
Considerar de modo especial la naturaleza federal del país, incorporando una propuesta de reforma del régimen de coparticipación federal como manda la Constitución vigente.

El trabajo presenta dos propuestas. Ambas tienen los mismos objetivos. Sin embargo, dadas las evidentes dificultades para cumplir el mandato constitucional de una nueva Ley de Coparticipación Federal, se consideró conveniente mostrar dos caminos para llegar a esos objetivos, con y sin reformas de la coparticipación.


Primera propuesta:
un sistema impositivo para el desarrollo y la equidad sin modificar la coparticipación federal. Esta apunta a eliminar o reducir sustancialmente los impuestos distorsivos, creando al mismo tiempo las condiciones para que en su reemplazo tenga un papel muy importante el Impuesto a las Ganancias. Aunque en el trabajo se presentan tres alternativas para realizarla, aquí se propone la que éste recomienda.

• Se eliminan las retenciones a las exportaciones no mineras, pero se retiene en la propia Aduana 30% de sus alícuotas actuales, al resto de los productos exportables, en concepto de pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias adicionales, originadas en la eliminación de las retenciones.
Este componente del Impuesto a las Ganancias queda para la Nación.

Los efectos de la eliminación de las retenciones a las exportaciones sobre el precio de los alimentos se compensan totalmente con una reducción de la alícuota del IVA a 9% a los agroalimentos.

• Débitos: se elimina 75%

• Impuestos provinciales.
Se elimina el impuesto de sellos y 50% de la parte del Impuesto a los Ingresos Brutos cobrado en etapas intermedias.

• Impuestos municipales.
Se elimina la mitad de la recaudaciónde la Tasa de Seguridade Higiene, por considerarque es esencialmente un Impuesto a los Ingresos Brutos.

Para financiar esta propuesta se prevén tres caminos, considerándose que todos son necesarios:

a) Autofinanciamiento.
Parte de la reforma se autofinancia al retenerse en la Aduana 30% de la alícuota actual de las retenciones como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias, o al aplicar las retenciones como pago a cuenta de Ganancias.

b) Eliminación de exenciones. Eliminación de un conjunto de exenciones o gastos tributarios hoy vigentes, y que carecen de justificación económica.

c) Crecimiento de la economía
: sólo en un contexto de crecimiento será posible realizar la propuesta, pero, al mismo tiempo, la propuesta es una condición necesaria para lograr un crecimiento sostenido. En caso contrario, se corre el riesgo de caer en el futuro en un círculo vicioso: no será posible hacer la reforma porque se crece poco, pero se crece poco porque los impuestos distorsivos imponen una carga excesiva para la economía. Por ello, se ha trabajado con dos escenarios de crecimiento, de 4% y de 6%, que se detallan en el trabajo presentado.

d) Combate a la evasión.
La factibilidad fiscal de la propuesta requiere progresos adicionales en la lucha contra la evasión. Es importante tener en cuenta que esta propuesta incluye mecanismos importantes de lucha contra la evasión, tales como la vinculación entre retenciones residuales e Impuesto a las Ganancias, y la rebaja de la alícuota del IVA para toda la cadena agroalimentaria a 9%, medida esta última que producirá sin dudas un blanqueo significativo en una cadena en la que la evasión es muy elevada.

La Argentina parece enfrentar así un dilema de hierro: o mejora sostenidamente la lucha contra la evasión impositiva, o deberá mantener por mucho tiempo impuestos distorsivos que limitarán seriamente sus posibilidades de crecimiento. Además, en un contexto de crecimiento rápido, el gasto público por habitante podría aumentar en un tercio entre 2004 y 2010, con la consecuente mejora de provisión de bienes públicos en la medida que el gasto sea eficiente.

Segunda propuesta:
un sistema impositivo integral para el desarrollo, la equidad y el fortalecimiento del federalismo. · El Impuesto a las Ganancias de las empresas pasa a ser un impuesto para la Nación, y lo propio ocurre con el IVA, aunque con una alícuota de 8/8,5%.

El Impuesto a las Ganancias de las personas y a los bienes personales pasan a ser potestad tributaria provincial.

• Se crea el nuevo impuesto provincial a las ventas finales (IVF), que reemplaza la rebaja de la alícuota del IVA.


El impuesto a las ventas finales (IVF) se integra con el Impuesto a los Ingresos Brutos y compensa la reducción de la alícuota del IVA, ahora nacional.

• Se mantiene la eliminación del Impuestos de Sellos.


Respecto de los municipios, además de la reducción a la mitad de la Tasa de Seguridad e Higiene -por ser en verdad un Impuesto a los Ingresos Brutos-, se sugiere la posibilidad de reemplazar parte de la coparticipación municipal con la transferencia a éstos del cobro del IVF a las pymes o de los impuestos Inmobiliario y Automotor.Cont. en pág. 15

Dejá tu comentario

Te puede interesar