Precios beneficiarían al trigo 2007/08

Campo

Los altos precios y los buenos niveles de humedad del suelo podrían persuadir a los productores para que siembren más trigo en 2007/ 08, a pesar del temor a las intervenciones del gobierno en el mercado y de la tentación de implantar otros cultivos.

La Argentina está entre los primeros cinco exportadores de trigo del mundo, pero las últimas estimaciones prevén que en el ciclo 2007/08, cuya siembra acaba de comenzar, caerá el área sembrada, en parte por la política oficial contra la inflación, uno de los mayores desvelos de Néstor Kirchner.

En los últimos meses, el gobierno fijó valores máximos para el trigo y hasta cerró las exportaciones, en un intento por frenar la escalada de precios de alimentos básicos como el pan y la harina, lo que afectó severamente al mercado local.

Pero en las últimas semanas la fuerte demanda internacional empujó los precios domésticos, algo que podría revertir la tendencia negativa señalada por los pronósticos.

«Hace veinte días existía una posibilidad de que sea (el área del trigo 2007/08) 7%, 8% o 10% menor, pero con los actuales precios es posible que repitamos la superficie sembrada el año pasado», dijo Sean Cameron, productor y presidente de la asociación de agricultores Aaprotrigo.

El martes, el trigo del ciclo 2007/08 para entregar en enero se negoció entre 133 y 136 dólares por tonelada en los puertos locales, por encima de los 120 dólares a los que se intercambiaba hace un mes.

Y el cereal de entrega inmediata también registró alzas recientes, después de que sus precios permanecieran fijos durante varios meses en 370 pesos (119 dólares) por tonelada, debido a un tope establecido por el gobierno.

«Estos valores entusiasman un poco más o generan rentabilidades un poco más atractivas para los productores, pero éstos siguen teniendo temores de cualquier tipo de decisión política que se tome», dijo Adrián Seltzer, analista de la consultora Granar.

Frente a las vicisitudes sufridas por el trigo, los elevados valores de la soja y del maíz llevaron en los últimos tiempos a muchos agricultores a optar por estos cultivos, que son especialmente tentadores porque no tienen una fuerte demanda interna.

  • Estimación

    La Secretaría de Agricultura estima que el área sembrada con trigo caerá 5% en el actual ciclo, desde los 5,5 millones de hectáreas de la campaña 2006/07.

    La Bolsa de Cereales prevé que la superficie del cereal caiga 7%, y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) espera una producción de 12,8 millones de toneladas, por debajo de los 14 millones de la temporada previa.

    Entre las principales causas de las mermas, las entidades citan los altos costos de los fertilizantes, el alquiler de campos y el creciente interés de los agricultores por otras producciones, como el maíz, la cebada y la colza.

    En los últimos años la superficie de la soja, principal cultivo del país, se multiplicó, y la del trigo no ha dejado de caer desde los 7,1 millones de hectáreas logrados en la campaña 2001/02.

    Pero esta temporada las cosas podrían cambiar. Mientras avanza la siembra del trigo, las buenas condiciones climáticas y del suelo que siguieron a las fuertes lluvias de las últimas semanas podrían llevar a muchos productores a optar por el cereal.

    «Como llovió en el otoño hay buena humedad para la siembra, y la capacidad que tiene el productor de cambiar, mientras haya semilla, es rápida», explicó Stella Carballo, especialista en clima del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

    El buen clima y los elevados precios del cereal compensarán los temores a nuevas medidas del gobierno, según Cameron, de Aaprotrigo.

    «Hay muchas posibilidades de que el área sea de la misma extensión, pero esto sería después de un área muy pobre el año pasado», añadió.
  • Dejá tu comentario