"Vaca loca": compras golpean sobre EE.UU.

Campo

Nueva York (ANSA) - El Departamento de Agricultura de EE.UU. reconoció que había autorizado erróneamente a compañías estadounidenses a importar varios millones de toneladas de carnes procesadas procedentes de Canadá, pese a la prohibición relacionada con el mal de la «vaca loca».

El subsecretario del Departamento de Agricultura, William Hawks, dijo al «Wall Street Journal» (WSJ) que «era correcto afirmar que nos equivocamos en el procedimiento».


Técnicamente conocida como encefalopatía espongiforme bovina (BSE en inglés), el mal de la «vaca loca» puede provocar una enfermedad neurológica letal en la gente que come productos de bovinos infectados con la BSE.

Pese a que funcionarios del Departamento de Agricultura dijeron que la confusa importación no pone en peligro la seguridad pública, la equivocación levanta dudas sobre la capacidad administrativa de ese ministerio, en momentos en que Washington está tratando de convencer a los consumidores norteamericanos y a los principales importadores que tiene bajo control el problema de la «vaca loca».

Esa agencia reconoció este mes que una vaca que exhibía signos de problemas neurológicos -un síntoma potencial de la enfermedad de la «vaca loca»-, no había sido examinada como se exige en una planta empaquetadora de carne de Texas.

• Prohibición

En medio de estos errores, más de 50 países se niegan a levantar la prohibición sobre las importaciones de carne estadounidense impuestas en diciembre, cuando se descubrió en una vaca del estado de Washington el primer caso del letal BSE. Exponentes de la industria estadounidense de la carne -que exportan 10% de la producción nacional-, están preocupados de que los errores del Departamento de Agricultura prolonguen el embargo, dijo hoy el «WSJ».

En el último error,
un brazo del Departamento de Agricultura conocido como el Servicio de Inspección de la Salud Animal y Vegetal, emitió incorrectamente permisos que autorizaron a compañías norteamericanas a importar 3,3 millones de toneladas de Canadá de productos cárnicos tales como bifes, salchichas y comidas congeladas. La lista también comprende órganos prohibidos, como fauces y corazones.

Estados Unidos
cerró temporalmente su frontera con Canadá a todas las carnes y la ganadería en mayo de 2003, cuando los canadienses detectaron su primer caso propio del mal de la «vaca loca».

La secretaria de Agricultura de Estados Unidos,
Ann Veneman, levantó parcialmente la prohibición en agosto pasado para permitir lo que su departamento denominó productos de bajo riesgo, tales como bistec sin hueso de ganadería con menos de 30 meses de edad.

Pero los funcionarios norteamericanos no abrieron la importación de productos canadienses procesados, incluso aquellos confeccionados con carnes de ganadería joven.

Una portavoz del Departamento de Agricultura dijo que
el ministerio no identificó las compañías a las que se les concedió equivocadamente los permisos.

• Criadores

Las importaciones erróneas fueron descubiertas por un grupo de criadores norteamericanos que resiste la propuesta de la administración Bush de reanudar el comercio normal de carnes con Canadá.

El grupo,
Fondo de Acción Legal de Criadores y Rancheros, interpretó datos comerciales de la Oficina de Censo de Estados Unidos, que muestran que 15 millones de toneladas de productos cárnicos prohibidos habían sido importados de Canadá.

Funcionarios del Departamento de Agricultura cuestionaron los datos del grupo, y dijeron que era correcto hablar de 3.300 toneladas, porque se basaba en la labor de los empleados de la agencia que inspeccionaron visualmente los cargamentos de las importaciones.

Dejá tu comentario