Cayeron las exportaciones y en agosto hubo déficit comercial por tercer mes consecutivo

Edición Impresa

Las ventas al exterior bajaron 6,9% interanual y las importaciones treparon 36,2%. Por dólar soja se espera que vuelva el superávit en septiembre.

Las exportaciones argentinas cayeron en agosto y la balanza comercial arrojó un déficit por tercer mes consecutivo. Según anunció ayer el INDEC, el rojo mensual fue de u$s300 millones. Por un lado, el resultado respondió a un nivel de importaciones que desaceleró pero continuó en niveles muy elevados. Por otro, a un retroceso en las ventas al exterior (particularmente de productos primarios), que coincidió con la significativa retención de granos que realizaron los productores agropecuarios a la espera de la medida que finalmente salió este mes: el dólar soja.

En ese marco, las exportaciones totalizaron u$s7.537 millones en agosto. Esto significó una caída interanual del 6,9%. El octavo mes de 2021 había sido el pico anual de ventas al exterior (u$s8.099 millones). A contramano, las importaciones sumaron el mes pasado u$s7.837 millones, lo que representó una desaceleración respecto de junio y julio (ambos meses con compras largamente superiores a los u$s8.000 millones por la elevada demanda de energía, cuyo costo se disparó con la guerra en Ucrania), pero también implicó un alza del 36,2% interanual.

De esta forma, el intercambio comercial (exportaciones más importaciones) aumentó 11% en relación con igual mes del año anterior, y alcanzó un monto de u$s15.374 millones. En el acumulado de los ocho primeros meses del año, en tanto, el intercambio comercial argentino arrojó un superávit de u$s2.193 millones, por debajo de los u$s10.655 millones de enero-agosto de 2021.

Importaciones

Durante el octavo mes del año se distinguieron particularmente las compras de combustibles y lubricantes elaborados, que reflejaron el mayor crecimiento interanual en términos porcentuales al subir un 68,3% y alcanzar un total de u$s1.336 millones. Un número muy elevado, aunque menor a los más de u$s2.000 millones de los meses de más frío.

A continuación, se ubicaron las importaciones de bienes de capital, que crecieron un 44,5% y totalizaron u$s1.159 millones. No obstante, en términos absolutos la mayor parte de las importaciones correspondieron a bienes intermedios, con un total de u$s2.974 millones y una participación del 37,9% sobre el total de la canasta importadora.

“Las importaciones se incrementaron 36,2% con respecto a igual mes del año anterior (u$s2.083 millones), como consecuencia de una suba de 15,3% en los precios y de 18,2% en las cantidades”, precisó el Instituto estadístico.

Exportaciones

Respecto a las exportaciones, en agosto todos los rubros crecieron, salvo los productos primarios (PP) que tuvieron una baja de 27,4% interanual, retención de grano mediante. Combustibles y energía (CyE) ascendió 6,8%; las manufacturas de origen agropecuario (MOA), 5,2%; y las manufacturas de origen industrial (MOI), 0,7%.

El resultado de las exportaciones, que sumaron en el octavo mes del año u$s7.537 millones, con una merma del 6,9% interanual, obedeció a un descenso de 16,9% en las cantidades y un incremento de 11,9% en los precios.

Además, el INDEC dio cuenta de que, durante agosto, los costos de transporte siguieron en aumento, ya que el valor unitario del flete internacional fue de u$s129 por tonelada, un 63,7% superior al de igual período de 2021 (u$s78,8 por tonelada) y un alza del 154,4% respecto a agosto de 2020 (u$s50,7 dólares).

¿Cómo sigue?

En buena medida, el retroceso de las exportaciones en agosto respondió al retraso en las ventas de soja por parte de los productores. Tras la corrida y la llegada de Sergio Massa al ministerio de Economía, comenzaron las negociaciones con el sector para lanzar un tipo de cambio diferenciado que incentive la liquidación ante la escasez de reservas. En ese marco, las ventas de granos de la oleaginosa se paralizaron durante extensos pasajes del mes pasado.

La situación cambió radicalmente a comienzos de septiembre con el lanzamiento del dólar soja a $200. Las ventas escalaron y se aceleró la liquidación: sólo por ese instrumento ya ingresaron más de u$s5.000 millones (ver página 3). Gracias a eso y a una ralentización aún mayor de las importaciones de energía, se espera que el superávit comercial regrese luego de tres meses deficitarios en fila.

Con todo, la consultora LCG sostuvo que el impacto de dólar soja será transitorio. Y estimó: “En total proyectamos un superávit comercial en torno a los u$s6.000 millones para este año, 58% inferior al alcanzado en 2021, el cual no terminará de traducirse en un aumento de las reservas internacionales, por el drenaje que existe en otros componentes del balance de pagos (déficit en la balanza de servicios, pago de intereses de deuda pública y servicios de la deuda privada, etcétera)”.

Dejá tu comentario