Dilma pidió sanciones para equipo peruano por gritos racistas

Deportes

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, repudió "los insultos racistas" de los hinchas de Real Garcilaso, de Perú, contra el jugador brasileño de Cruzeiro Tinga, de etnia negra, en el partido de ayer por el Grupo 5 de la Copa Libertadores de América.

"Fue lamentable el episodio de racismo contra el jugador Tinga, de Cruzeiro, en el juego de ayer en Perú. Por eso, Brasil entero está unido con él", afirmó la mandataria a través de su microblog en una red social que reprodujo ANSA.

El mediocampista Tinga, quien ingresó en el segundo tiempo, fue víctima de insultos racistas durante el partido de anoche en el que Real Garcilaso derrotó, de local, a Cruzeiro por 2 a 1.

"Al salir del partido Tinga dijo que cambiaría sus títulos por un mundo con más igualdad entre las razas... el deporte no debe ser jamás un palco para el prejuicio", comentó Rousseff.

"Cada vez que tocaba la pelota ellos (hinchas) comenzaban a hacer ruidos como los de los monos", declaró el zaguero Dedé.

La oficina de prensa del actual campeón brasileño Cruzeiro ya elevó una protesta formal ante la Conmebol.

"Sobre el tema de racismo en el partido Real Garcilaso-Cruzeiro, la Confederación Sudamericana de Fútbol va a analizar el tema y las posibles sanciones pertinentes...sabemos que esto es inaceptable", señaló la entidad que rige el fútbol sudamericano en una nota publicada por la Agencia Estado de Brasil.

Rousseff anunció en enero -junto al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, en la sede de la entidad en Zurich- que combatirá al racismo durante los 64 partidos de la Copa del Mundo Brasil 2014.

La Presidenta mencionó durante ese discurso en Suiza, cuando evocó la lucha del fallecido líder sudafricano Nelson Mandela y en otras intervenciones públicas recientes, que grandes astros del fútbol brasileño, como Pelé, demuestran que ese deporte contribuye a la igualdad entre personas de distintas etnias.

Dejá tu comentario