Estudiantes no cede la punta

Deportes

El gran mérito de Estudiantes fue aprovechar una de las pocas situaciones de gol que tuvo para conseguir el único tanto del partido. Esa fue también la única diferencia entre dos equipos que protagonizaron un discreto partido con más lucha que juego.

Boca sin Riquelme (reservado para el partido por la Copa Libertadores ante Atlas) fue un equipo sin conductor, con mucho sacrificio pero muy poco fútbol.

El que tenía que poner la cuota de talento era Leandro Gracián, pero estuvo « ausente sin aviso», por lo que el equipo de Ischia no tuvo imaginación y atacó siempre con centros ante una defensa con mucha altura y especialista en el juego aéreo.

Estudiantes no fue mejor que Boca. Tuvo muchos más obreros que jugadores talentosos y Juan Sebastián Verón tuvo una actuación con intermitencias, apareciendo y desapareciendo del partido.

En el primer tiempo Estudiantes jugó un poco mejor que Boca, más por actitud que por juego, y en la jugada más peligrosa, Morel Rodríguez sacó de la línea un remate de Moreno y Fabianesi.

En el segundo tiempo mejoró Boca, jugando permanentemente por izquierda con el tándem Monzón-Dátolo, que aprovechaba las espaldas de Moreno y Fabianesi y hacía salir muy lejos a Alayes. Sin embargo, los desbordes no eran aprovechados por un Palermo muy estático y un Palacio que no tuvo una buena tarde.

Roberto Sensini hizo ingresar a Lucas Wilchez por Galván, para tener más desbordey después al juvenil goleador Carrasco por un inexpresivo Lugüercio. Con esos dos cambios el equipo platense emparejó las acciones y salió de su encierro.

Empezó a crecer la figura de Verón y a juntarse con Enzo Pérez y Moreno y Fabianesi, por lo que el partido se hizo un poco más entretenido.

En ese contexto llegó el único gol del partido.

Tiro libre en forma de centro mandado por Verón al área. Alayes le gana a Cáceres y cabecea hacia el medio y Maggiolo aparece sin marcas en el área chica y con otro cabezazo derrota a un estático Caranta.

Allí se terminó el partido, porque Boca se desordenó buscando el empate y no creó una sola situación de gol, y porque Estudiantes empezó a graduar el juego buscando el final.

Estudiantes demostró que, ahora sin Copa Libertadores, va a ser protagonista del torneo Clausura hasta el final, y Boca volvió a mostrar que sin Riquelme en la cancha es un equipo sin imaginación.

Dejá tu comentario