Independiente y Racing se repartieron puntos

Deportes

Independiente resignó ayer las pocas chances que tenía de pelear por el título, al igualar sin goles frente al comprometido Racing Club, en un deslucido clásico de Avellaneda jugado ante un buen marco de público en la cancha de Vélez Sarsfield y correspondiente a la 17ma. fecha del Clausura de fútbol.

El empate no le sirvió a ninguno de los dos, porque Independiente, ampliamente favorito en la previa, estaba obligado a ganar para seguir con aspiraciones, mientras que Racing también necesitaba los tres puntos para mejorar su magro promedio ya que aún está en zona de Promoción.

El primer tiempo resultó, por momentos, tedioso, ya que ninguno de los equipos tuvo inteligencia para generar maniobras claras y profundas.

Eso se debió fundamentalmente a que ambos priorizaron la marca en la mitad de la cancha, sobre todo Racing, por sobre el buen juego.

La intención de la visita desde el comienzo fue tratar de achicar los espacios del medio hacia atrás con mucha gente y por ese motivo sus delanteros Navia y Sava quedaron muy aislados del resto.

Independiente no le escatimó a la lucha en el medio.

Por el contrario, peleó cada pelota como generalmente se hace en los clásicos, pero cuando pudo buscó progresar con salida rápida.

Pusineri fue el más claro y el que mejor entendió el partido.

Mientras que Denis pivoteó con inteligencia y salió hacia a los costados para que los volantes pudieran llegar vacíos.

Sin embargo, ni Fredes ni Machín gravitaron, porque el rubio mediocampista cometió el error de cerrarse en lugar de abrir la cancha por la derecha, mientras que Ismael Sosa no terminó bien ninguna jugada.

Dentro de ese pobre contexto, el local contó con las mejores chances para convertir que no fueron muchas por cierto.

Recién a los 18 minutos complicó por primera vez a Martínez Gullotta, cuando después de un preciso pelotazo de Pusineri, Denis encaró por la derecha, abrió a la izquierda para Ismael Sosa, cuyo centro bajo no pudo ser conectado por Fredes ni por el goleador "Rojo" sobre el segundo palo, el izquierdo del arquero de Racing.

En tanto Racing, que salió preparado para conservar el cero en su valla, seguía sin acertar dos pases seguidos y Navia y Sava perdían casi siempre con Matheu y el cada vez más solido Guillermo Rodríguez.

Independiente sintió sin dudas en los 45 minutos iniciales la ausencia de Daniel Montenegro, y por eso le costaba una enormidad enhebrar jugadas con aroma de gol.

Pese a eso, igualmente fue un poquito más que Racing y a los 35 minutos Franco Sosa salvó sobre la línea de gol y junto al palo izquierdo un remate bajo de Fredes, cuando el arquero había quedado fuera de acción.

Con el ingreso de Daniel Montengro a poco de haber empezado el segundo tiempo pareció que Independiente ganaba en claridad de mitad de cancha hacia adelante, pero la presencia del "Rolfi" duró muy poco en la cancha ya que se resintió de la lesión que arrastraba en la pierna derecha.

Pero mientras el volante estuvo en la cancha, Independiente generó dos buenas posibilidades para abrir el marcador.

A los 10 minutos, Martínez Gullotta encontró un derechazo de Matheu desde el área grande y en la jugada siguiente Denis cabeceó por sobre el travesaño un centro desde la derecha.

A medida que transcurrieron los minutos, el local empezó a perder solidez en la mitad de la cancha y Racing lo aprovechó para equilibrar el juego en ese sector y desde ahí salir rápido de contraataque, vía por la que creó la situación más clara del insoportable partido.

Ocurrió a los 23 minutos, cuando tras un centro de Navia desde la derecha el travesaño le dijo no a un remate de Sava.

Y el propio delantero "académico" casi convierte tres minutos más tarde con un cabezazo que salió cerca del palo derecho.

Pese a las ausencias de sus mejores figuras, como Maximiliano Moralez, el conjunto de Llop trató de jugarle de igual al de Borghi y por momentos lo consiguió con más amor propio que juego asociado.

Independiente, por su parte, rindió menos de lo que sus hinchas que colmaron la tribuna local y gran parte de las plateas esperaban.

Pareció pesarle el favoritismo previo y terminó perdiendo las pocas chances que tenía de continuar en la lucha por el título del Clausura.

Dejá tu comentario