"Ninguno de mis compañeros me habló de frente"

Deportes

El delantero colombiano de Racing, Teófilo Gutiérrez, disparó contra sus compañeros y Diego Simeone, su técnico, al reclamarles que no lo "bancaron" tras la polémica que se generó por el penal no cobrado y su expulsión en el empate sin goles ante Boca, por la 15ª fecha del torneo Apertura de fútbol.

"Tal vez me hubiese disculpado con mis compañeros y el entrenador si me hubieran expulsado por una jugada infantil. Pero por la de ayer no. Fue penal de acá a la luna. Por eso no entiendo como no me defendieron a muerte. Están equivocados", afirmó Gutiérrez.

"Ellos tienen que bancarme. No importa si fue penal o no. Ninguno habló de la falta. Siento que nos robaron y que no les importó. Puedo cometer errores como todo ser humano, pero no fingí, fue penal. Y por eso reaccionaría de la misma manera en otro partido", continuó.

Gutiérrez fue expulsado a los 76 minutos tras protestar e increpar al árbitro Néstor Pitana por una supuesta falta de Facundo Roncaglia. "Sentí que me llevó el tobillo izquierdo con la pierna derecha", describió.

Y después se refirió al cruce con Pitana. "Fui al frente y me puso el brazo en la cara. Era un momento difícil, de mucha calentura. Sentí que me perjudicó porque no cobró un penal tan claro", detalló.

Luego volvió a la carga contra sus compañeros, principalmente con Sebastián Saja y Matías Cahais, quienes lo cuestionaron en los medios.

"No tengo porque tomar un café con ninguno de ellos, si los veo todos los días en las prácticas. Lo que más me molesta es que nadie me dijo nada en la cara. Ninguno me dijo las cosas de frente. Sólo hablaron ante un micrófono", aseveró el colombiano.

En otro tramo del diálogo con Fox Sports Radio Del Plata, Gutiérrez señaló que le duele que el periodismo y sus rivales digan que es "mala leche". "No lo soy, juego fuerte, soy así, es mi estilo, hasta mi mujer me pide que no juegue así", apuntó.

Y también le mandó un mensaje a sus rivales: "Que no lloren, ya que ellos me pegan más y no digo nada".

Por último, Gutiérrez afirmó que tiene una relación "normal" con sus compañeros y entrenador, aunque opinó que con Miguel Angel Russo el equipo "jugaba mejor". "Russo es una gran persona, tiene otra forma de llegarle al jugador", agregó.

Sobre Diego Simeone, su actual técnico, explicó: "el profesor Simeone tiene otra manera de vivir el fútbol, pero está todo en orden, mi relación con él es completamente normal".

Además, sostuvo que "seguramente, a algunos les caigo mal y por eso surge la envidia, pero resulta que la envidia es la peor enfermedad".


"No sé si fue o no mi último partido en Racing. Eso lo sabe Dios. Igual le agradezco a la dirigencia y a la gente por el cariño que me dieron", concluyó a modo de despedida, a la espera de la sanción por parte del Tribunal de Disciplina de la AFA.

Dejá tu comentario