Peralta se quedó sin medalla tras polémico fallo

Deportes

Yamil Peralta vio frustrado su sueño de conseguir una medalla en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, al perder por decisión de los jueces con el búlgaro Tervel Pulev, en combate de cuartos de final, por la categoría hasta 91 kilogramos.

La pelea se llevó a cabo en el pabellón South Arena 2 del complejo Excel de la ciudad de Londres, ante más de 2 mil espectadores.

Los cinco jurados fallaron en favor del búlgaro por 13-10, con parciales de 3-3 y 8-6.

De esta manera, Peralta, quien había vencido al argelino Chouiab Bouloudinats en su
debut (13-5) el miércoles pasado, deberá conformarse con un diploma olímpico (premia a los que consiguen hasta el octavo lugar).

En el primero de los tres asaltos de 3 minutos cada uno, el boxeador argentino tocó con una mano de entrada e hizo tambalear al búlgaro, que arrancó desprevenido.

Luego siguieron los típicos movimientos de estudio, en donde los dos púgiles intentaron hacer pesar el largo alcance de sus brazos. Pero cuando ambos `calentaron motores` dejaron en evidencia que querían ir a ganar el combate.

Cuatro de los cinco jurados fallaron empate en ese primer round (3-3), mientras que el quinto lo vio ganador al bonaerense por un pequeño margen. Aunque el promedio dictaminó empate para esos primeros 3 minutos.

En el segundo capítulo, el búlgaro conectó mejores manos (hubo un gancho a la cara que entró nítido), aunque Peralta respondió con un recto de derecha que golpeó en el mentón.

Por esos instantes, el árbitro pretendió transformarse en protagonista cuando detuvo el combate para que el argentino se levantara los pantalones que se le caían.

Los jurados fallaron en favor del europeo en ese segundo round y la pizarra quedó en favor de Pulev, provisoriamente, por 8-6.

Con la desventaja, a Yamil no le quedó otra que jugarse en el último segmento. Intentó castigar arriba y abajo, pero se expuso a las réplicas del búlgaro y recibió una mano en la cara.

En el tramo final de la pelea, Pulev buscó enredar la lucha y amarró más de lo normal, a sabiendas de que los jurados no le iban fallar en contra. Y eso ocurrió ya que tres jueces vieron ganar al búlgaro, con lo que la victoria 13-10 quedó garantizada.

De esta manera, el sueño de Peralta de conseguir medalla para el boxeo argentino quedó frustrado. La última vez que un púgil nacional logró subirse al podio olímpico ocurrió en Atlanta 1996, cuando el mendocino Pablo Chacón festejó el bronce en la categoría pluma.

En otro combate de cuartos de final, el ucraniano Oleksandr Usyk, primer preclasificado, venció en discutido fallo al ruso Artur Beterbiev, con un marcador de 17-13.

Dejá tu comentario