Semenya fue recibida como una heroína en Sudáfrica

Deportes

Miles de aficionados ovacionaron a Caster Semenya, la joven campeona del mundo sudafricana de 800 metros que está viviendo una gran polémica sobre su sexo, en su llegada al aeropuerto de Johannesburgo, tras el Mundial de atletismo de Berlín.

"Nuestra Gran Dama del deporte", recogía una de las numerosas pancartas de bienvenida a una de las grandes protagonistas de la reciente competición en el Olímpico de la capital alemana. "100% mujer femenina", mostraba otro de los carteles, constató la AFP.

"Ella es nuestra heroína. Es nuestra hija africana, no hay ninguna duda", afirmó Michael Masdmola, procedente de la provincia rural de Limpopo (norte), de donde Semenya es originaria.

El entusiasmo del recibimiento emocionó a Semenya, que mostró una gran sonrisa después de los malos momentos vividos en los últimos días.

"Gracias por hacer ondear tan alto los colores de nuestra bandera. Gracias por haber situado de nuevo a Sudáfrica en el mapa del mundo", declaró la ministra de Mujeres, Niños y Discapacitados, Noluthando Mayende-Sibiya.

El equipo sudafricano del Mundial de atletismo, que consiguió también la medalla de oro en los 800 metros masculinos (Mbulaeni Mulaudzi) y la de plata en salto de longitud (Khotso Mokoena), se dirigió poco después a un acto en Pretoria con el presidente Jacob Zuma, que también defendió a Semenya.

"Una cosa es aclarar las dudas sobre si un atleta ha tenido una ventaja irregular o no sobre los demás, pero otra diferente es humillar públicamente a una atleta competente, honesta y profesional", apuntó Zuma en la recepción.

Después dejó el turno de palabra a la propia Semenya, que habló de la final de 800 metros de Berlín y dijo que había sido muy superior a sus adversarias.

"Tomé la cabeza en los últimos 400 (metros) y las maté. No pudieron seguir mi carrera. ¡Fue genial!", comentó la atleta.

La decisión de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) de recurrir a un comité de expertos para investigar el sexo de la joven, de 18 años, ha escandalizado a Sudáfrica, que ha visto cómo se han multiplicado los apoyos a su deportista.

Los resultados de las pruebas practicadas por ginecólogos, endocrinólogos y psicólogos sólo se conocerán pasadas unas semanas.

Después de la polémica por las especulaciones, Semenya llegó a plantearse no ir a recoger su medalla de oro, que consiguió con una victoria en la final de la doble vuelta de pista (1:55.45), con cinco metros y dos segundos de ventaja sobre la keniana Janeth Jepkosgei y la británica Jennifer Meadows.

Desde la Federación Sudafricana de Atletismo (ASA) se aseguró este martes que el sexo de la deportista "nunca estuvo en duda" antes de este verano (boreal) y que por eso no se le habían practicado pruebas para evaluar su femineidad.

"Nunca hemos tenido ninguna información según la cual la gente tuviera dudas" sobre su identidad sexual antes del Campeonato de Africa en julio en Isla Mauricio y luego en el Mundial de Berlín (15-23 agosto), dijo en una rueda de prensa.

Semenya había participado, sin ninguna polémica, en otras competiciones nacionales e internacionales, entre ellas el Mundial júnior en Polonia. "Ha corrido y ha ganado a todos. Nunca ha habido protestas, nada que nos haya hecho tomar consciencia" de la existencia de un problema, insistió.

Seguidores de la corredora reiteraron a lo largo de la jornada la gran injusticia cometida al empañar sus resultados en la pista con rumores sobre su identidad sexual.

Dejá tu comentario