Vicentin: piden recusar al juez del concurso y KPMG se desentiende del balance 2019

Economía

Se conoció el informe final elaborado a pedido del Banco Nación en el que se documenta cómo fue el proceso de vaciamiento y fuga de capitales que impulsaron los dueños de la agroexportadora para beneficiarse en perjuicio de sus acreedores. Falta aún conocerse la auditoría forense.

El informe elaborado por el Banco Nación y del que ayer se conoció su versión final no deja lugar a dudas: durante sus más de 100 páginas documenta con lujo de detalles cómo los dueños de Vicentin obraron en maniobras de vaciamiento y fuga de capitales, con el claro objetivo de perjudicar a sus hoy acreedores y beneficiar a sus accionistas. Pero esto no es lo único que encierra judicialmente al actual directorio de Vicentin; en las últimas horas el abogado Gustavo Feldman pidió concretamente la recusación de Fabián Lorenzini, juez que lleva adelante el concurso de acreedores de la compañía y alega que el magistrado no garantiza la imparcialidad en el concurso y directamente lo acusa, con material probatorio, de tener una relación de amistad con los dueños de la agroexportadora.

Feldman, en representación de uno de los acreedores de la empresa, es el mismo letrado que tiempo atrás había solicitado en los tribunales rosarinos que se investigue a los dueños de Vicentin por estafa. El abogado remarca, en esta nueva presentación, que en la ciudad de Reconquista se conformó una mesa judicial en favor de los directivos de la agroexportadora y eso se reflejó en las resoluciones en contra de la intervención que pretendía la provincia de Santa Fe y el Gobierno nacional.

“Amistad, sentimientos encontrados con la empresa que enorgullecía a la ciudad donde creció, temor a la condena social” son algunos de los considerandos que marca el abogado en su escrito para detallar la conducta del magistrado. Otro de los puntos clave es que permitió la apertura del concurso de acreedores sin disponer del último balance auditado y a modo de guía avaló presentaciones desordenadas de estados de cuenta poco fidedignos.

Justamente sobre este último punto y luego del expreso pedido de diversos de los acreedores, entre los que se destacan el Banco Nación y los bancos internacionales, el juez tomó una posición un tanto más firme e instó a la empresa a la presentación oficial del balance 2019. En tanto la firma de auditoría KPMG y quien hasta el momento era la responsable de fiscalizar todos los balances de la firma, en los últimos días se desentendió de la tarea mediante un escrito presentado en el juzgado donde afirmó que ya no guarda relación con la agroexportadora.

De esta manera el balance estaría siendo auditado por un estudio contable de la localidad de Reconquista, y una vez más todos los caminos conducen a Roma, o en realidad, a la localidad santafesina donde nació Vicentin.

Finalmente, lo que vendrá en los próximos días será una agresiva estrategia judicial por parte del Banco Nación y otros acreedores de la firma.

En primer lugar, se buscará la marcha atrás de la venta del frigorífico Friar, teniendo en cuenta que el informe de la entidad bancaria remarca que a partir de 2013 el grupo Vicentin llevó adelante un desdoblamiento e internacionalización de su estructura empresarial. Como parte de ese proceso, se crearon empresas holding en Uruguay a las cuales se transfirió activos. El desdoblamiento de la estructura corporativa les permitió a los accionistas vender las participaciones de algunas de las principales empresas (como por ejemplo Friar) luego de que Vicentin SAIC entrara en concurso de acreedores.

Luego se esperan más presentaciones por parte de los acreedores de la agroexportadora para solicitar la inhibición de bienes de todo el Grupo empresarial. Las próximas semanas serán definitorias en la causa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario