Vicentin recusó a un veedor del concurso y presentó su balance

Economía

La empresa presentó un escrito para desplazar de su función a Sergio Arelovich, quien fue propuesto por el Nación.

Tal como estaba previsto y en la fecha límite para concretarlo la firma agroexportadora Vicentin presentó en el juzgado de Reconquista, donde se lleva adelante su concurso de acreedores, su balance 2019. Este documento fue requerido por el juez, sus acreedores y los síndicos ya que es de vital importancia para entender como sucedió la debacle de la compañía que terminó con un default de más de u$s1.400 millones.

En paralelo, la compañía presentó un escrito en el juzgado de Reconquista para recusar al veedor sugerido por el Banco Nación, Sergio Arelovich, quien la semana pasada presentó un informe que daba cuentas de ciertas inconsistencias en los estados financieros de la firma. Concretamente, mostraba que en sólo nueve días comprendidos entre el 31 de enero y el 9 de febrero de este año -es decir, apenas un día antes de que solicitara el concurso de acreedores- la compañía se habría despatrimonializado en $60.822 millones.

En este marco y al ser consultado por Ámbito respecto al futuro de la empresa teniendo en cuenta el actual estado del concurso de acreedores, Arelovich detalló que la firma tenía una alta chance de ir la quiebra. De esa declaración se hizo eco Vicentin al momento de pedir por segunda vez su recusación. Semanas atrás la empresa ya había objetado la designación como veedor de Arelovich pero el juez Fabián Lorenzini no le dio lugar al pedido.

Ahora la agroexportadora, en un comunicado detalla que “agotará todos los recursos e instancias judiciales en pos de recusar su participación en el procedimiento concursal ya que su postura afecta no sólo los intereses de los accionistas de la empresa, sino también el de los acreedores que dependen directamente del éxito del concurso para poder ver satisfechos sus créditos”.

En cuanto al balance 2019 ahora llegará el momento de evaluación por parte de los síndicos y veedores del concurso, además de Arelovich fueron designados otros dos profesionales sugeridos por los bancos internacionales y la cooperativa de productores ACA. Tal como adelantó este medio semanas atrás, el documento del ejercicio cerrado en diciembre pasado ya no cuenta con la auditoría de KPMG sino que la tarea recayó en manos del estudio WH Correa y Asociados, localizado en la ciudad de Reconquista, cuna de la compañía agroexportadora.

En paralelo ya es un hecho la renuncia del directorio de la firma pero lo cierto es que continuarán en sus cargos hasta mediados de octubre cuando se realizará la próxima asamblea de accionistas para nombrar a nuevos directores en sus cargos. Teniendo esta cuestión en mente un grupo de acreedores, con los bancos internacionales y la cooperativa de productores ACA a la cabeza, buscan consensuar nombres que aporten una cierta “tranquilidad”.

No fue visto con buenos ojos la venta del frigorífico Friar al fondo de inversión BAF Capital. Porque más allá de que esa sociedad no es parte del concurso de acreedores, dicen que la operatoria hizo “ruido” porque el comprador fue justamente un acreedor de la compañía.

Por otra parte, este mismo grupo de acreedores avanza con el plan para reflotar la conformación de un fideicomiso para salvaguardar los activos de la compañía.

Este iniciativa sería presentada en las próximas semanas a Lorenzini y en sus manos quedará la decisión de avanzar hacia esta alternativa que en su momento también había propuesto el Gobierno de Santa Fe pero que encontró la negativa de los dueños de la empresa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario