Gobierno busca que la ley agroindustrial reciba sanción antes de fin de año

Economía

El presidente Alberto Fernández firmará hoy el proyecto que se girará al Congreso en las próximas horas. Los beneficios fiscales e impositivos serán retroactivos a enero de este año.

Luego de resolver un esquema de flexibilización para las exportaciones de carne vacuna, el Gobierno continuará dándole mensajes concretos al sector agroindustrial. En este marco el presidente Alberto Fernández firmará hoy el proyecto de Ley de “Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador” para luego girarlo al Congreso con la intención que consiga sanción antes de fin de año.

La iniciativa busca llevar las exportaciones del sector desde los u$s65.000 millones actuales hacia los u$s100.000 millones al año y a cambio brinda diversos beneficios fiscales e impositivos para las nuevas inversiones ejecutadas por los productores agropecuarios.

La Ley que nació de la iniciativa del Consejo Agropecuario Argentino (CAA) una coalición nacida el año pasado, liderada por el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins y plantea un marco de previsibilidad a las nuevas inversiones “en todo tipo de producción agropecuaria y agroindustrial” para 24 cadenas productivas. Proyecta además una duración hasta 2030 y retroactiva a enero de 2021.

El ante proyecto de Ley fue redactado en una mesa de trabajo conformada por el Gobierno y los líderes del CAA, luego de meses de reuniones, en las últimas semanas comenzaron a acelerarse los detalles para que llegue al Congreso y reciba además sanción antes de fin de año, tal como lo prometió el propio Presidente de la Nación en la apertura de sesiones del Congreso en marzo pasado. Pero sin duda, el empujón final fue la llegada de Julián Domínguez al ministerio de Agricultura para que esta normativa finalmente vea la luz.

El flamante funcionario, con una agenda muy activa desde su puesta en funciones se reunió durante el fin de semana pasado con los líderes del CAA para comunicarles la decisión del avance de la Ley y ultimar detalles.

Beneficios

En líneas generales, el proyecto plantea la modificación de la valuación fiscal de la hacienda al cierre del ejercicio, la amortización acelerada de inversiones que prevé un “tratamiento diferencial para inversiones efectivamente realizadas durante la vigencia del régimen, en bienes muebles nuevos amortizables (excluido automóviles), construcciones (excluidas viviendas) y de infraestructura”.

La obtención de crédito fiscal a partir de la compra de insumos, que se “calculará sobre el 50% de los gastos y erogaciones deducibles del impuesto a las Ganancias, correspondientes a adquisiciones de fertilizantes, insumos biológicos, semillas autógamas forrajeras, gastos en genética y sanidad ganadera y hasta el límite del 50% del Impuesto a las Ganancias a pagar”.

En tanto, los beneficios también alcanzan a la producción agrícola con puntos clave como una quita del impuesto a las ganancias en las compras derivadas de insumos estratégicos para sumar mayor productividad como lo son los fertilizantes y semillas autógamas.

Con el mismo objetivo, la ley también buscará promover las inversiones en el sector particularmente en bienes durables como maquinaria agrícola y equipos.

El proyecto contemplaría como beneficio para el productor agropecuario la amortización acelerada de estos bienes y el recupero del IVA en las operaciones de compra. Una medida que impactaría no solo en la renovación de la plaza de maquinaria agrícola, sino que también en mayores ingresos para las fábricas nacionales.

En este contexto desde el sector agropecuario aguardan expectantes la llegada al Congreso de esta iniciativa que no solo le ofrecerá un marco de estabilidad al negocio sino mejores márgenes de rentabilidad para aquellas nuevas inversiones.

“Me parece una ventana de oportunidad que el agro tiene que aprovechar para tratar de avanzar en los temas que tiene pendiente desde hace tanto tiempo”, contó una fuente del sector agroindustrial en diálogo con Ámbito.

Dejá tu comentario