Alarma: CGT presiona por la doble indemnización

Economía

Como si algo faltara al impacto de la crisis financiera en el país y la tormenta en los mercados por la estatización de las AFJP, ahora el camionero Hugo Moyano decidió que presionará al gobierno para conseguir la vuelta de la doble indemnización. Esgrime que ya se están produciendo despidos en varios sectores. Muchos gobernadores lanzaron un reclamo similar. Hoy sus ministros de Trabajo protestarán ante Carlos Tomada por las suspensiones y despidos en provincias.

Huyo Moyano desplegó ayer su arsenal verbal y humano en la Comisión Previsional de Diputados, donde se discutió la nacionalización de las AFJP. Llegó al lugar acompañado por toda la cúpula de la CGT, incluyendo al judicial Julio Piumato y al taxista Omar Viviani. Incluso le dio color y sonido al evento reinventando la pelea que a mediados de 2001 mantuvo con Patricia Bullrich, que era ministra de Trabajo y él rebelde.

El camionero parece ya tener el reclamo que le demandará, sí o sí, al gobierno a cambio de este apoyo «incondicional y desinteresado»: que vuelva la doble indemnización, el esquema impuesto por el propio Moyano en los días de Eduardo Duhalde y cuando era ministra de Trabajo Graciela Camaño, esposa de Luis Barrionuevo, hoy enemigo del camionero.

La intención de Moyano es la de mostrarles a sus dirigidos y aliados sindicales, que tiene la facultad de sacarle al gobierno la herramienta que más polémica trajo entre los sindicalistas cuando Néstor Kirchner decidió eliminarla.

La excusa que el líder cegetistaesgrime es que se están produciendo en las últimas semanas megadespidos en muchos sectores, por las consecuencias de la crisis financiera internacional en general y la devaluación del real en Brasil en particular. Estos datos llegan insistentemente desde diferentes sectores aliados al camionero en la CGT, como los mecánicos de SMATA, que maneja José Rodríguez, y los bancarios de Juan José Zanola, además de los frigoríficos, la metalmecánica, el sector de maquinaria agrícola, curtiembres y textiles. En especial, denuncia la CGT que el interior tendría más problemas que la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Desde el gobierno, si bien aceptan que las presiones existen y pueden profundizarse si se conocen más casos como los de General Motors y Cencosur (Easy), afirman que las circunstancias no ameritan por ahora pensar en la doble indemnización. Fuentes del Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada afirman que este esquema era válido cuando la desocupación superaba 20% y que ahora la variable se encuentra en un dígito. Aseguran también en esa cartera que los efectos de la medida son iguales en las actuales circunstancias a los que produce la aplicación del Programa de Prevención de Crisis (PPC). Con este esquema, las empresas a las que se lo aplique desde Trabajo tendrían la prohibición de despedir personal por seis meses, «tiempo suficiente para evaluar las consecuencias efectivas de la crisis en las compañías», según aseguraban en Trabajo.

«El problema -reconocen en algunas oficinas del gobiernoes que Moyano termine convenciendo a Olivos y el proyecto avance ante la visión de una conspiración», completaba un funcionario cercano a Cristina y Néstor Kirchner.

El primero en reclamar la doble indemnización no fue precisamente un moyanista, sino un antiguo apoyo de Alberto Fernández. Se trata del portero Víctor Santa María, que ayer llamó a que vuelva a estar vigente este esquema y abogó por una nueva apertura de las paritarias. Afirmó, además, que «la crisis tarde o temprano va a tener alguna consecuencia en la Argentina, aunque el país está mejor preparado para enfrentarla que el resto de la región» y que «para compensar lo que se pueda perder en saldo de exportación hay que reactivar el mercado interno y combatir el trabajo informal».

Para el sindicalista, se debe «volver a la doble indemnización, el tema de cuidar el trabajo tiene que ser el rol principal del Estado» ya que «es una medida que estuvo vigente y tuvo mucho éxito en su momento».

Dejá tu comentario