Alquileres: bancos piden nuevas medidas para prestar

Economía

Hoy deberían comenzar a regir las nuevas líneas de créditos para facilitar a inquilinos el acceso a la vivienda. El Banco Nación anunciaría sus propios préstamos, pero el resto de las entidades asegura que todavía no se pueden implementar. El punto clave que falta resolver es el más importante: cómo bajar la tasa de los préstamos de manera tal que la cuota sea similar al valor de un alquiler. Banqueros, con buena dosis de fundamento, dicen que sin subsidios o menores requisitos en las normas del Central será imposible hacerlo. Otro dato no menor es que el directorio de esa entidad comenzó ayer a estudiar la moderación de la suba del dinero que obliga a retener.

Aunque se sumaron a la iniciativa de lanzar nuevas líneas de créditos hipotecarios para facilitar el acceso a la vivienda, los bancos advirtieron ayer que estos préstamos no estarán vigentes desde hoy, como anunció el gobierno, porque se necesita un tiempo de implementación y aún hay cuestiones técnicas para discutir y resolver.

Desde las entidades privadas se asegura que el problema se genera porque todavía no pudo resolverse el tema clave: las tasas a aplicar. Y aunque públicamente salen a apoyar las medidas, en privado coincidenen que sin subsidio oficial u otro mecanismo alternativo, difícilmente se llegue a las condiciones que el gobierno pretende: equiparar las cuotas de los préstamos con los alquileres.

Las declaraciones más fuertes se escucharon ayer de Jorge Brito, titular de la Asociación de Bancos de Capital Argentino (ADEBA). Destacó que el proyecto de ley de incentivos para la adquisición y construcción de viviendas «es importante y ambicioso», pero se quejó del funcionamiento del Banco Central.

Para el directivo, «lo importante es que la pelota ya está en la cancha; se abrió la discusión para solucionar un problema ». Pero explicó que «los bancos tenemos que generar las hipotecas y para ello sería positivo crear un comité mixto entre empresarios y el sector público, que las administre».

Brito detalló, además, que para facilitar el acceso al crédito hay que modificar normas de la autoridad monetaria. «Tenemos un Banco Central preparado para que la Argentina tenga crisis cada siete años. Creo que debemos enfocar hacia una autoridad monetaria distinta, que exija menos condiciones a los bancos.» Y consideró que con medidas más flexibles del Central «se pueden prestar fondos a tasas más baratas».

  • Advertencia

    Por su parte, el titular de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Mario Vicens, dijo que son «muy positivas las medidas anunciadas. Se va a hacer todo lo posible para trasladar a las condiciones de los créditos para quienes necesitan la primera vivienda todos los beneficios de las facilidades que se están implementando». Pero también advirtió que las iniciativas no alcanzan para abaratar «el costo de financiamiento de los bancos, que es lo que en definitiva termina impactando en la tasa de interés».

    El directivo de la entidad que agrupa a los bancos de capitales extranjeros ya había anticipado que «la pregunta clave es si hoy en día es posible una tasa de 7,5%», como pretende el gobierno. «Hay que tener en cuenta que la inflación es algo más que eso y el costo financiero de los bancos también excede ese número», dijo.

    Al ser consultado acerca del monto de las tasas a las cuales se podría acceder a partir del proyecto oficial, Brito subrayó que «en la medida en que generemos estas hipotecas y podamos descontar en ese instituto público privado, podremos prestar a tasas inferiores a la que los bancos hoy dan, de 9,5%».

    El gerente de Relaciones Institucionales del Banco Hipotecario, Javier Varani, también dijo que son «positivas» las medidas lanzadas, pero las calificó como «un paso más en acercar a las familias al crédito hipotecario, que es un mercado que se viene modificando positiva y progresivamente desde hace un año». Comentó que «a principios de 2005, la discusión era cómo hacer para que accedan al crédito familias con ingresos de $ 4 mil. Hoy esa discusión se refiere a las familias cuyo ingreso mensual es de $ 2.500. Por eso creo que es un paso positivo».

    En cambio, el economista Miguel Bein consideró que «los bancos deberían hacer algún esfuerzo para bajar los gastos».

    Paralelamente, el titular de la Unión Argentina de Inquilinos (UAI), Radamés Marini, dijo que «lógicamente, hay inquilinos que no pueden acceder al plan», pero indicó que «lo positivo es que el problema ya está en la agenda pública».

    El proyecto para flexibilizar el otorgamiento de créditos ingresó ayer al Senado. El oficialismo espera un rápido dictamen de comisión en Presupuesto y Hacienda ( encabezada por el justicialista chaqueño Jorge Capitanich) que permita debatirlo el miércoles próximo.
  • Dejá tu comentario