AT&T pagará u$s 67.000 millones por BellSouth

Economía

Nueva York (Bloomberg; Reuters) - AT&T Inc. acordó pagar u$s 67.000 por Bell-South Corp. a fin de expandir su alcance a 22 estados dentro de EE.UU. y consolidarse como la mayor empresa telefónica de ese país, según se anunció ayer.

La adquisición -que se completaría en un año- será la segunda más grande en la industria de las telecomunicaciones, sólo superada por la compra de GTE Corp. por Bell Atlantic Corp. en junio de 2000, por la que se pagaron u$s 71.000 millones. Esa fusión dio lugar a la creación de Verizon. Si se toman todos los sectores, la mayor adquisición fue la concretada por Sanofi-Synthelabo SA, que pagó u$s 73.000 millones por la francesa Aventis SA en agosto de 2004.

AT&T asegura que podría ahorrar unos u$s 2.000 millones anuales en costos a partir de la transacción, informó el diario The Wall Street Journal. Los accionistas de Bell-South recibirían cerca de u$s 37,09 por título, lo que representaría una prima de 17,9% sobre la cotización de cierre de la semana última. AT&T, con sede en la texana San Antonio, asumirá también una deuda de u$s 17.000 millones.

• Expansión

La adquisición agregará clientes en nueve estados, expandiendo el alcance de AT&T desde California a Florida, y le dará la propiedad total de la empresa de telefonía celular Cingular Wireless LLC. La misma coronará una ola de inversiones por u$s 200.000 millones de AT&T, que preside Ed Whitacre, incluyendo la fusión por u$s 16.500 millones con SBC Communications Inc. BellSouth es por número de abonados la tercer empresa estadounidense de telefonía local, con 20 millones de líneas. Al quedarse con 100% del capital de Cingular, AT&T podrá defenderse mejor de la creciente competencia que le plantean las empresas de TV por cable y los proveedores de telefonía por Internet. AT&T tenía 60% de Cingular y Bell-South 40%. Esto también le permitirá competir en mejores condiciones contra Verizon Wireless, segunda en ese mercado. Es que a pesar de su tamaño, Cingular viene perdiendo una porción de mercado ante Verizon, en especial entre el segmento «pospago», el más lucrativo del negocio de los celulares.

AT&T
(antes SBC), bajo el comando de Whitacre pasó de ser una pequeña telefónica local a ser una empresa que superó a Verizon luego de la compra de AT&T. SBC era una de las siete «Baby Bells» creadas a partir de la escisión de AT&T ordenada en 1984 por la Justicia. Las tres que aún existen son AT&T, Verizon y Qwest Communications International Inc. SBC tomó el nombre de «AT&T» luego de comprarla. Verizon ofrece servicios en 28 estados, incluyendo Nueva York y California, así como en Washington DC.

Seguramente esta transacción será la última de Whitacre, así como la mayor. Este tejano que comenzó en SBC en 1963 cavando pozos para postes telefónicos permanecería en su cargo dos años más para capitanear la fusionada. Sus asesores fueron
Lehman Brothers Holdings Inc., Rohatyn Associates LLC y Evercore Partners. Por su parte, G o l d m a n Sachs Group Inc. y el Citigroup Inc. lo hicieron con BellSouth.

La expansión de los servicios inal á m b r i c o s ayudó a facilitar los procesos regulatorios para la fusión de operadores de telefonía fija. Las ex
«Baby Bells» vienen reunificándose para enfrentar la competencia de operadores de cable tales como Comcast Corp. Al mismo tiempo, AT&T y otras grandes telefónicas también mejoraron sus redes para ofrecer servicios de TV por suscripción justamente para enfrentar a los cableoperadores en su propio terreno. En enero, AT&T comenzó a ofrecer video en Texas y planea expandir ese servicio a 21 ciudades este año.

Dejá tu comentario