Autos: planes de ahorro sin solución por aumentos

Economía

No hay definiciones aún de la negociación entre las automotrices y el Gobierno. Conflicto con los suscriptores de los planes por el aumento de cuotas.

Con el estallido del coronavirus, el Gobierno puso el eje en combatir la pandemia y, es ese giro, quedaron en el camino una larga lista de temas que estaban en estudio. Uno es, sin duda, el conflicto desatado entre las administradoras de planes de ahorro para la compra de autos y los suscriptores del sistema por el fuerte aumento de las cuotas en los últimos dos años.

Hasta el momento del inicio de la crisis sanitaria, la Secretaría de Comercio Interior se encontraba negociando con las empresas medidas para aliviar a los consumidores que vieron incrementar sus pagos mensuales en más de 200% desde la devaluación de abril del 2018.

Lo que se estaba discutiendo con las empresas era un diferimiento de parte ese incremento en un número mayor de cuotas al finalizar el plan. Se hablaba de una reducción de alrededor del 20% del valor y la extensión en hasta 12 meses del plan. Esa negociación quedó postergada por la cuarentena y mañana comienza otro mes sin definición.

Desde el sector privado, aseguran que no tuvieron contacto por este tema con la secretaria del área, Paula Español. Incluso, la semana pasada, cuando trascendió que iba a disponerse el congelamiento de los alquileres y los créditos hipotecarios y prendarios, se especuló con la posibilidad de que los planes de ahorro estuvieran incluidos en la medida. “No nos avisaron nada”, respondieron desde una empresa dando a entender que esa no sería la solución.

Con este panorama, por el momento, los planes seguirán funcionando bajo el mismo esquema. Si bien las concesionarias están cerradas por la restricción sanitaria, los sistemas online siguen operando por lo que deberán contar con una lista de precios para abril. De todas maneras, miles de suscriptores siguen reclamando por los aumentos ya aplicados.

Una de los temas en el que centran las críticas es en la política desigual que tuvieron las automotrices de ajustar sus listas en relación a la suba del dólar – valor por el que se fiaban las cuotas de los planes – mientras ofrecían fuertes descuentos para las operaciones al contado o con financiación tradicional. Esto provocó una ola de presentaciones judiciales y la disposición de medidas cautelares para frenar estos incrementos pero, en la práctica, no tuvieron efecto concreto. Es por eso que la disputa entre suscriptores y empresas se prolongará un mes más.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario