BCRA acelera compras y dos de cada tres dólares ya quedan en reservas

Economía

En el mes adquirió u$s1.557 millones netos y las tenencias brutas crecieron u$s1.001 millones. Aprovecha el boom de los commodities y arma un colchón para la temporada baja de liquidaciones.

Gracias al boom de los commodities que llevó a la soja a oscilar en torno a los u$s600 dólares por tonelada, el Banco Central aceleró las compras de divisas en las últimas semanas. Ayer adquirió u$s195 millones en el mercado de cambios oficial y en lo que va de mayo acumula u$s1.557 millones. Así, cuando aún restan dos semanas, ya se convirtió en el mes con mayor saldo comprador del año al sobrepasar los u$s1.476 millones de marzo. Pero el dato más saliente, de cara a los meses estacionalmente más complejos por el menor volumen de liquidaciones del agro, es que mejoró la absorción de reservas. A pesar del pago de intereses al FMI por u$s300 millones, dos de cada tres dólares comprados en mayo quedaron en las arcas de la autoridad monetaria.

PAG3DIARIO18MAYO.jpg

Los números llevan alivio al Gabinete económico que, como contó Ámbito, tenía entre sus desafíos aprovechar el viento de cola de los precios internacionales para intentar consolidar la incipiente estabilidad cambiaria. Es que, con las compras netas acumuladas hasta ayer, el de este año se convirtió en el mayo de mejor saldo desde 2010, cuando en el quinto mes adquirió u$s1.581 millones (ver gráfico). De esta forma, en lo que va de 2021, el saldo neto comprador del BCRA alcanzó los u$s5.196 millones. Se trata del nivel más alto acumulado en los primeros cinco meses desde 2012 (u$s6.630 millones), que fue el pico previo en el precio internacional de la soja.

Tras la superación de la corrida cambiaria en noviembre y cepo mediante, el BCRA comenzó a comprar divisas en el mercado mayorista del dólar. Desde diciembre, todos los meses tuvo saldo positivo en sus intervenciones. Sin embargo, hasta marzo inclusive solo un tercio de los dólares comprados quedaron en sus arcas: los pagos de deuda a organismos multilaterales, las intervenciones en el mercado de bonos para mantener planchada la brecha y las fluctuaciones en la cotización del oro y el yuan (que integran las tenencias internacionales) fueron las principales causas. Con menor intervención en el contado con liquidación (CCL), en abril el ratio mejoró y pudo retener casi la mitad de las divisas adquiridas. En mayo dio un paso más.

Según los datos de la entidad que preside Miguel Pesce, las reservas brutas cerraron ayer en u$s41.264 millones. Así, en el mes crecen u$s1.001 millones. Esto quiere decir que casi dos tercios de los dólares comprados se quedaron en el Central. La expectativa en el equipo económico es consolidar esta tendencia de acá a julio y armar un colchón de divisas que permita atravesar los meses más complejos sin grandes sobresaltos. Es que en agosto la estacionalidad pegará la vuelta y el saldo de la intervención pasará a ser vendedor (muy probablemente hasta noviembre). Por eso, también esperan con ansias los u$s4.350 millones que enviará al país el FMI cerca de septiembre como parte de la distribución de derechos especiales de giro (su moneda) entre los países miembros.

Aunque habrá un desafío adicional. Un informe de BAVSA advirtió que la estacionalidad desfavorable coincidirá con el siempre volátil período preelectoral, por lo que estiman que para el tercer trimestre podrían regresar las “presiones cambiarias”. En ese sentido, serán claves las divisas acumuladas de acá a julio pero también el poder de fuego que posee el sector público para intervenir en los dólares financieros: como contó este diario, entre el Central y el FGS de la ANSES tienen bonos del canje local por el equivalente a u$s8.300 millones, según estimaciones privadas.

Mientras tanto, el BCRA aprovecha el fuerte ingreso de divisas del agro para profundizar la política de ancla cambiaria para intentar desacelerar una inflación que no cede. Ayer, el tipo de cambio mayorista avanzó solo 9 centavos a $94,13 (3 centavos por día, incluidos el sábado y el domingo) y continúa con un ritmo mensualizado del 1,1% en mayo. Con el minorista cerca de los $100, el solidario (que incluye los recargos impositivos) trepó a $164,41.

Las cotizaciones financieras subieron 0,3%: el dólar MEP cerró a $154,65 y el CCL, a $159,66. La intención oficial pareciera ser que no superen los $155 y $160, respectivamente. Cuando la demanda se aceleró a comienzos de mes, el Central salió a intervenir con decisión en la plaza de bonos. Por su parte, el blue operó estable y terminó a $153 para la venta.

Temas

Dejá tu comentario