Agosto empezó peor que julio para el BCRA: vendió u$s224 millones sólo en dos días

Economía

En julio hubo una fuerte expansión de la base monetaria debido a la asistencia financiera al Tesoro. Es ilusorio pensar en flexibilizar el cepo si el ente monetario sigue vendiendo divisas en lugar de comprar.

Agosto arrancó peor que julio para el BCRA, que en solo dos días registró ventas netas de divisas por u$s224 millones. Vale recordar que a comienzos del mes pasado este diario había advertido que, tras la recuperación de junio, surgían señales de que otra vez parecía darse “vuelta la taba”. Porque luego de las importantes compras netas de junio, que sumaron u$s672 millones, tras la implementación de nuevas restricciones cambiarias a fin de mayo, el inicio de julio volvió a mostrar al BCRA en un rol de neto vendedor. Fue así que en las primeras tres jornadas del mes pasado el BCRA sufría ventas netas por u$s226 millones. Y lo que siguió no fue mejor: terminó vendiendo en 15 de las 21 jornadas hábiles. Así al cabo del mes el BCRA registró ventas netas por u$s568 millones.

El BCRA tuvo, gracias a un buen enero, un primer trimestre con compras netas de u$s659 millones. Pero ya en el segundo trimestre se encendieron las alarmas, sobre todo en abril y mayo. Cuando se esperaba el inicio de la temporada alta de liquidación de los exportadores, el BCRA en lugar de comprar terminó siendo vendedor neto en dicho trimestre por u$s554 millones. Llegaron las nuevas restricciones, que en realidad en junio implicaron “pisar” parte de los pagos de los importadores y así el BCRA volvió a comprar. Pero al poco tiempo debió flexibilizar y julio de nuevo lo tuvo como principal protagonista vendiendo y acumulando ya ventas por unos u$s792 millones para este tercer trimestre. O sea, entre el 3 y el 4 de agosto, últimos datos oficiales, el BCRA vendió lo mismo que entre el 1 y el 3 de julio, lo que habla del tenor de la demanda. No puede soslayarse que todo esto se da en contexto donde el sector externo muestra un elevado superávit comercial según los datos de la Aduana, es decir, el valor de los embarques se mantienen por encima del ingreso de mercadería importada. Además rige el cepo al atesoramiento con el cupo de los u$s200 mensuales por persona y como si fuera poco el otrora boom del turismo al exterior está ausente por la pandemia. Sin embargo, en el mercado cambiario siguen sin aparecer los dólares del comercio exterior, lo cual se ve reflejado en el diferencial entre el superávit cambiario y el de la Aduana. Además hay un “goteo” de dólares al exterior vía préstamos financieros, entidades financieras, y otras ventanas. De modo que el BCRA en lugar de comprar, vende. Por eso resultan de ciencia ficción especulaciones que se han escuchado recientemente acerca de que el BCRA, una vez cerrado el canje con los tenedores de deuda en dólares bajo ley externa, iba a flexibilizar el cepo. Si lo que todavía no está garantizado es precisamente el flujo de nuevos dólares. En lo que va del año el BCRA registra una pérdida de reservas de u$s1.372 millones, de los cuales u$s687 millones corresponden a ventas netas en el mercado de cambios. Claro que otro tanto se fue en pagos a los organismos financieros internacionales por u$s1.157 millones y más de u$s2.127 millones por cancelaciones de pases con el exterior. Esto fue compensado, en parte, con captaciones del sector público por u$s719 millones y u$s1.881 millones de encajes por depósitos en dólares (a propósito, los argendólares se estancaron en u$s17.000 millones).

Con relación a lo que dejó julio en materia monetaria hay que resaltar que:

  • Hubo una expansión de la base monetaria de $264.399 millones (en el año suma $533.519 millones).
  • Se explica por la asistencia al Tesoro por $220.000 millones ($120.000 millones en Adelantos y $100.000 millones vía Transferencia de utilidades).
  • El Sector público dejó $48.764 millones en el BCRA compensando parte de la emisión.
  • Mientras que las ventas netas de dólares absorbieron $40.535 millones.
  • Por otro lado hubo expansión vía Pases de $63.067 millones, vía Leliq $10.848 millones y por Intereses $62.314 millones.
  • Un dato a tener en cuenta es que el dinero en poder del público creció la mitad que meses atrás. La gente parece que quiere tener menos pesos en sus bolsillos.
  • El agregado monetario M3 siguió creciendo de la mano de los depósito a plazo fijo en pesos, que también se desaceleran. Al respecto las colocaciones indexadas.

Con récords de emisión y retracción del crédito privado, la liquidez excedente deambula por el sistema. El sector privado tiene $1,1 billones en cuentas corrientes, $1,3 billones en cajas de ahorro y plazos fijos en pesos por $1,93 billones (los fondos comunes de inversión tiene 40% de la cartera en plazos fijos). Por ahora esta liquidez está bajo “cuarentena”, mejor que el Gobierno sea cauteloso al abrir.

Dejá tu comentario