Brasil: Palocci, más débil (crecen rumores de renuncia)

Economía

En los últimos días circularon en diversos medios periodísticos brasileños versiones respecto de que el ministro de Hacienda, Antonio Palocci, no se presentaría a la reelección de su mandato de diputado, ni competiría por la gobernación de San Pablo. Pero además señalan que terminado el período presidencial, Palocci dejaría la actividad política y se refugiaría en su propia consultora en Brasilia.

Según los analistas esto refleja, sobre todo para un político profesional, un claro síntoma de un proceso de fuerte desgaste.

Al respecto cabe recordar que desde noviembre pasado Palocci dejó de ser considerado el hombre fuerte e imprescindible del gabinete de Lula da Silva.

Por eso se especula que con miras a la reelección el presidente Lula podría encarar un recambio ministerial durante el primer trimestre y que las probabilidades de una salida de Palocci ya no son nulas. En este sentido se perfilan cuatro candidatos para sucederlo.

Las razones del debilitamiento de
Palocci están relacionadas con la puja interna del partido gobernante (PT) desde donde sufrió fuertes ataques por el elevado superávit primario alcanzado, por lo cual se vio impedido de aumentar más en los próximos años destinado a una reducción más acelerada de la deuda pública. Incluso se ganó enemigos dentro del mismo gabinete por la posición de poder alcanzada.

También generaron celos y broncas en el seno del gobierno, las articulaciones del propio
Palocci con sectores empresarios, tendientes a mostrarle a Lula que su permanencia en el cargo era clave para los mercados.

A esto se sumaron denuncias sobre casos de corrupción durante su gestión como intendente de Rio Preto y el dato que el PBI del tercer trimestre tuvo una caída superior a la esperada por el mercado (-1,2% contra -0,5%), que tuvo un duro efecto sobre la política económica en general y la política monetaria del Banco Central, de la cual
Palocci se ha erigido en el principal defensor dentro del gobierno.

•Probabilidad

«En este contexto, el escenario de una salida del ministro del gabinete en los próximos meses parece un escenario con grado de probabilidad bastante superior a cero», señala el analista Juan Soldano Deheza en diálogo con este diario.

En caso de que
Lula consiga la reelección, es probable que se observe una tendencia hacia políticas fiscalmente más relajadas y un recambio del equipo de economistas del Banco Central hacia una línea menos ortodoxa monetariamente. «El eventual sucesor de Palocci -en caso que renuncie- dependerá de la composición de fuerzas necesarias para asegurar un nivel mínimo de gobernabilidad», explica Soldano Deheza.

De producirse un recambio general de gabinete en el primer trimestre se perfilan cuatro candidatos:

Murilo Portugal: actual viceministro y ex representante de Brasil en el FMI, que implicaría la continuidad del modelo económico. Cuenta con la simpatía del establishment financiero, pero seguramente tendrá una cerrada oposición por parte del PT.

Paulo Bernardo Silva: diputado Federal (PT-SP) y actual ministro de Planificación, con una antigua militancia en el PT, su trayectoria lo muestra como un eficiente administrador y un fiscalista acérrimo. Fue uno de los impulsores del plan para aumentar el superávit fiscal primario. Se considera que no representa cambios significativos respecto de las políticas en curso.

Guido Mantega: actual presidente del BNDES, economista, PHD en Sociología del Desarrollo (USP) y profesor de economía de la Getulio Vargas. Desde hace varios años es uno de los principales asesores económicos del PT y es frecuentemente escuchado por Lula. Ha sido muy crítico de las altas tasas de interés y de la excesiva restricción fiscal aplicada desde el Ministerio de Hacienda. Si bien le será difícil promover una reducción del nivel mínimo de superávit primario (4,25%), los conflictos con el Banco Central por el nivel de las tasas de interés se intensificarán.

Aloizio Mercadante: senador (PT-SP). Es economista (PUC-SP), doctor en Economía (Campinas) y profesor en ambas universidades. Es crítico del actual nivel de superávit primario y de las altas tasas de interés. Sería probablemente el candidato con mayor soporte interno dentro del PT, pero con una relaciónmás conflictiva con el establishment. Es el más desarrollista de todos los candidatos y significaría un cambio definido de tendencia en la gestión de la economía. No obstante, pretende competir en la interna del PT por la gobernación de San Pablo, lo que reduce su eventual interés en el cargo.

Dejá tu comentario