3 de abril 2008 - 00:00

Brasil, precavido, busca no depender del trigo argentino

Luiz Inácio Lula da Silva
Luiz Inácio Lula da Silva
Rio de Janeiro (EFE) - Brasil se propuso aumentar la producción de trigo con el fin de abastecer al menos 60% del consumo interno en 2012. De esta forma, reducirá la dependencia del cereal importado, principalmente de la Argentina, según informó ayer el gobierno de Lula da Silva.

Según el ministerio de Agricultura, la meta forma parte del «Plan quinquenal de apoyo al cultivo de trigo» que elabora el gobierno. Empresarios del campo y de molinos tendrán hasta el 15 de abril para presentar sus propuestas. En la actualidad, cerca de 80% del trigo consumido por los 186 millones de habitantes de Brasil es importado.

«Las medidas propuestas disminuirán la dependencia de las importaciones de trigo», señaló el director de comercialización y abastecimiento del Ministerio, José María dos Anjos. Brasil importó en 2007 unas 6,6 millones de toneladas de dicho cereal, principalmente desde la Argentina, destacó el funcionario a modo de ejemplificación.

También está previsto desarrollar un polo de producción del grano en la región central del país, lo que ayudará a elevar la producción bajo sistema de riego.

  • Clasificación

    Un grupo de trabajo propondrá normas para la clasificación de calidad del trigo brasileño, de acuerdo a las exigencias del mercado consumidor. Además, se busca elevar el precio mínimo pagado a los agricultores locales.

    El trigo de calidad tipo 1 en Brasil tiene un precio mínimo para el productor de 400 reales la tonelada (unos u$s 232), en los estados de clima templado del sur del país. Mientras tanto, el precio del trigo en el mercado internacionalse duplicó en los últimos meses y está en torno a u$s 452 la tonelada.

    Según industriales brasileños de la molienda del cereal, las importaciones desde la Argentina se han encarecido aún más porque el vecino país limitó sus ventas externas en medio de la crisis con el sector agrícola.

    Parte del producto destinado a Brasil ahora es enviado a Venezuela, que redujo sus compras a proveedores de Estados Unidos, según los empresarios afiliados a la Asociación de Molinos de Trigo.

    Ayer precisamente durante una reunión en Brasilia, entre el secretario de Industria argentino, Fernando Fraguío, e Iván Ramalho, de Brasil, este último hizo un «reconocimiento-» del déficit comercial de la Argentina y acordó avanzar en un conjunto de medidas para reducirlo.

    También aprovechó para manifestar que se había despejado la preocupación del gobierno brasileño por la provisión del trigo argentino tras el anuncio de la apertura del registro de exportadores realizado en las últimas horas por el ministro de Economía, Martín Lousteau, y a su vez se armó una mesa paralela a la del monitoreo bilateral para seguir el tema de cerca.

    Por su parte el gobernador del estado brasileño de Paraná,-Roberto Requia, elogió el sistema de retenciones móviles dispuesto por el gobierno de Cristina de Kirchner y consideró que es una manera de «prever y asegurar el futuro ya que es necesario aumentar los cultivos de productos como el maíz y el trigo». El mandatario formuló estos conceptos durante un encuentro entre empresarios argentinos en la ciudad de Curitiba.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar