23 de octubre 2008 - 00:00

Campo: la recesión ya afecta a 2.000 empleos

La pérdida de puestos de trabajo a causa de la crisis pasó muy rápidamente de ser un temor a convertirse en realidad dentro del sector agropecuario. La esperada recesión internacional, sumada a la problemática local se traducen, en principio, en despedidos y suspensiones en empresas vinculadas a la producción de carne, leche y madera.

Los cálculos aún son aproximados, y podrían incrementarse, pero las malas noticias laborales afectarían hoy a más de 2 mil empleados. La gran mayoría están incluidos en la industria de la carne y la maderera, en tanto que la lechería -con fuerte crisis en tambos y pymes- corre riesgo de multiplicar las pérdidas de puestos.

En este oscuro escenario, desde la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), que lidera Gerónimo «Momo» Venegas, aseguraron a este diario que «por el momento no hay información sobre despidos y suspensiones en el sector». Aún así, existe preocupación, y el propio Venegas fue uno de los que elevó su pedido a Cristina de Kirchner para que se garanticen los empleos. Se trata de un sector delicado: UATRE tiene unos 650 mil afiliados, pero se calcula que los trabajadores rurales suman entre 1,2 y 1,5 millón.

Entre los trabajadores de frigoríficos el panorama es diferente. Desde el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne y sus derivados del Gran Buenos Aires y zona sur de la provincia de Buenos Aires (Sicgba), que conduce Silvio Etcheum, aseguran que ya hay unos 700 empleados bajo suspensión y una cifra algo superior con vacaciones adelantadas. En esta situación se encuentran firmas como Finexcor, Comint y Swift, según indica el gremio.

Pero también ya se aplicaron despidos directos. Ayer se conoció que Frigorífico Rioplatense, uno de las principales exportadores, envió telegramas a 75 empleados. A su vez, en el Parque Industrial de Santa Fe, fueron despedidos otros 200 trabajadores vinculados a la industria del cuero.

  • Temores

    Fuentes gremiales temen que la tendencia se mantenga, en vista de que la recesión mundial hace caer los pedidos y los precios de la carne.

    «La situación es bastante complicada, desgraciadamente, nos comunicaron que de persistir este panorama van a empezar a suspender gente y aquellos empresarios que tienen ocho, nueveplantas, van a cerrar algunas», precisó Alberto Fantini, titular del Sindicato de la Industria de la Carne de Rosario. A su vez, desde Sicgba pidieron la mediación de Nación y que se otorgue una ayuda económica de $ 1.000 por trabajador por un período de tres meses. La amenaza de los gremios es iniciar un paro nacional. En el sector lácteo, la crisis se vincula principalmente con el cierre de pequeñas y medianas usinas lácteas. Tan sólo en Santa Fe, bajaron la persiana una docena sobre un total 60, con perjuicio para cerca de 70 trabajadores. Actualmente hay un proyecto que pide declarar la emergencia del sector, impulsado por el titular del bloque de diputados de PJ, Darío Scataglini. En el país hay un total de 200 firmas de pequeñaescala afectadas por el exceso de stock y la caída de los precios internacionales. Las grandes industrias -La Serenísima o SanCor, por caso-, en cambio, prometen no tocar empleos, ya que necesitan mano de obra para procesar el alto stock de leche que reciben.

  • Tambos

    Se agregan al mapa unos 11 mil tambos -que incluyen alrededor de 15 mil empleos directos y otros 5 mil en forma indirecta- bajo fuerte crisis, especialmente luego de la firma del último acuerdo oficial que fija el precio de la leche fluida en $ 1, a pesar del pedido del sector de llevarlo a $ 1,25.

    Por su parte, en el sector maderero, la información que llega de las provincias de Misiones y Corrientes da cuenta de despidos, suspensiones y reducciones de turnosque afectan a más mil empleados. «Las empresas que están abocadas exclusivamente a la exportación de madera decidieron despedir definitivamente a buena parte de sus plantas porque no pueden afrontar más gastos», indicó Pedro López Vinader, presidente de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y norte de Corrientes (Apicofom), según señaló en declaraciones al portal Infocampo. «El resto de las compañías suspendieron turnos, dieron adelantos de vacaciones y disminuyeron salarios», afirmó.

    Como paliativo, empresarios del sector intentan ahora convencer a los gobiernos locales para que las provincias sustituyan la utilización de chapa por madera en construir viviendas de planes del Estado. Las principales firmas madereras locales son Alto Paraná, Fiyoint, Tapevicuá, Pecom Forestal y Danzer Forestaciones, entre otras.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar