Industria del cannabis: fuerte interés de fondos extranjeros y laboratorios

Economía

El marco regulatorio será para la producción de cannabis para uso medicinal e industrial; la semana que viene llega al Congreso.

El Gobierno presentó el proyecto de ley con el marco regulatorio para desarrollar un nuevo tipo de industria: la del cannabis. Será para avanzar con la producción para uso medicinal y cosmético, y la industrial, dado que el cáñamo del cannabis se utiliza para el sector de la construcción, autopartes, textiles y hasta alimentos. El borrador todavía no llegó al Congreso y ya cuenta con el “fuerte interés” de empresas locales y extranjeras, que buscan invertir en una industria que promete crear 10 mil nuevos empleos y generar 500 millones de dólares en 3 años. El proyecto ingresará la semana que viene a la Cámara de Diputados y el Gobierno “confía” en el apoyo de la oposición.

“Hay una ventana de oportunidad para Argentina”, aseguró Kulfas en una nueva presentación del Consejo Económico y Social, realizada en el Museo del Bicentenario. El nuevo marco regulatorio para la industria del cannabis tiene como hoja de ruta generar 50 millones de dólares de exportación anual de acá hasta el 2025. Desde el sector empresarial, las expectativas son mayores: “Podríamos generar mil millones de dólares de exportaciones con este nuevo marco legal”, anticipó Pablo Fazio, presidente de la Cámara del Cannabis, quien expuso de manera virtual.

“El mundo nos está mirando”, agregó Fazio. Según pudo saber este diario, grandes empresas locales y extranjeras ya se pusieron en contacto con la cámara de empresarios y con el Ministerio de Desarrollo Productivo. El contacto llegó de parte de laboratorios argentinos, uno de los fondos de inversión canadiense más importantes, un fondo de inversión latinoamericano que invierte en startups de cannabis, y tres empresas estadounidenses. Inclusive, ya comienzan a formarse las sociedades y arrancar el delineado de los procesos. En principio, el interés llega para las industrias relacionadas al cannabis medicinal, que es el que actualmente está legalizado mediante la ley 27.350.

“Hay mucha expectativa, pero las dudas llegan cuando hay que hacer la inversión concreta, y allí todavía resta ver cómo quedará la ley”, afirmó Fazio en diálogo con Ámbito. Los países que tienen habilitado el cannabis medicinal en Latinoamérica, desde hace ya casi una década, son Uruguay y Colombia, pero en ningún caso, en lo que tiene que ver con la parte industrial, sino solo la medicinal. “Si el marco regulatorio estuviera vigente, habría un aluvión de inversiones”, anticipó Fazio. En su caso personal, emprendió una ronda de inversión para desarrollar una industria proveedora de insumos para el cannabis medicinal en Pergamino, y en una primera ronda ya superó los 1,2 millones de dólares.

El mercado internacional de cannabis medicinal e industrial moverá en dos años 42.700 millones de dólares, 10 veces más que una década atrás, cuando eran apenas 3000 millones. Los líderes globales son Canadá, Estados Unidos e Israel. Argentina atrapa las miradas de las empresas extranjeras debido a que cuenta con un entramado industrial y una industria fuerte de laboratorios, contó una fuente oficial.

“Argentina puede ser líder por sus capacidades agropecuarias, pero también por su entramado científico y tecnológico”, afirmó Kulfas durante la presentación. Actualmente, ya hay en el país 22 iniciativas provinciales y 80 municipales, y el objetivo será ampliar a la inversión privada.

Proyecto de ley

El Gobierno enviará el proyecto de ley la semana que viene al Congreso. En diálogo con la prensa, Kulfas aseguró que “confía” en el acompañamiento de la oposición, y hasta recordó la exposición virtual que realizó el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, durante la presentación. El mandatario, miembro de Juntos por el Cambio, se mostró a favor del proyecto de ley, y hasta anticipó que el objetivo provincial es desplazar a la industria del tabaco de Jujuy por la industria del cannabis con fines medicinales, de acá a 10 años.

Morales hasta sugirió ir por más: “Será un desafío avanzar en una reforma en la legislación penal para el abordaje de la despenalización, ese es el capítulo que viene”, anticipó. Durante la presentación, Kulfas se encargó de aclarar este punto: “La ley no legisla sobre uso médico, eso es competencia de la Anmat. Tampoco lo hace sobre el autocultivo, porque eso está en la ley vigente, ni sobre el cannabis para uso recreacional”. En reiteradas oportunidades aclaró que habrá “estrictas regulaciones” para evitar desvíos hacia mercados ilegales. Para eso, habrá una agencia llamada Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (Ariccame) para otorgar autorizaciones y fiscalizar la cadena.

Una de las dudas del sector empresario son las demoras que puedan surgir a la hora de la aprobación del proyecto. En este punto, durante la presentación, los gobernadores se encargaron de pedir una modificación.

“Quisiera solicitar que la agencia sea un organismo de contralor, pero que la autoridad de aplicación sean las provincias, sino todo siempre se define en la Ciudad, y los proyectos quedan relegados a medida que cambian los gobiernos”, se quejó Alberto Rodríguez Saá, gobernador de San Luis.

Dejá tu comentario