China abrirá su mayor radiotelescopio a la comunidad científica tras el colapso del de Arecibo

Economía

Los Observatorios Astronómicos Nacionales de China (NAOC) confirmaron que los investigadores de todo el mundo podrán concertar citas para usar el dispositivo a partir del 1 de abril. Contarán con un horario asignado que estará disponible desde el 1 de agosto.

Conocido como FAST, es un telescopio de plato único cuyos 500 metros de diámetro lo convierten en el más grande del mundo de este tipo. Sus detectores están diseñados para recibir señales de radio desde rincones inalcanzables del universo.

A partir de abril, China permitirá el uso por parte de científicos internacionales de su telescopio FAST, el mayor radiotelescopio de plato único del mundo, según diversos medios del país.

Los Observatorios Astronómicos Nacionales de China (NAOC) confirmaron este lunes que los investigadores de todo el mundo podrán concertar citas para usar el dispositivo a partir del primero de ese mes y un horario asignado estará disponible desde el 1 de agosto.

Durante el primer año de la apertura del observatorio a la comunidad científica mundial, los investigadores extranjeros dispondrán de cerca del diez por ciento del tiempo de observación total. Así lo anunciaba Jiang Peng, ingeniero jefe del telescopio.

Este comunicado llega después del colapso del radiotelescopio de Arecibo en diciembre del año pasado. Un desgaste de los cables provocó la caída de la plataforma sobre el plato reflector del proyecto estadounidense.

Antes de que esto ocurriera, la Fundación Nacional de Ciencia (NSF, en inglés) de Estados Unidos ya había anunciado que la instalación sería desmantelada en breve a causa de su deterioro. La entidad responsable del observatorio consideró que los daños en la estructura no podían ser reparados sin poner en riesgo a los equipos de construcción ni a los trabajadores de las instalaciones.

¿Cómo es FAST?

El radiotelescopio FAST se encuentra ubicado en Pingtang, en la provincia de Guizhou, al suroeste de China. Su construcción se completó en el año 2016, aunque no fue hasta enero del año pasado cuando entró en pleno funcionamiento.

El megaproyecto chino consta de un plato reflector de 500 metros de diámetro. El de Arecibo medía 300 metros de diámetro. Gracias al gran tamaño de su estructura tiene una sensibilidad y una velocidad de exploración inigualables para “escuchar” las señales procedentes del cosmos.

Sus detectores están diseñados para recibir señales de radio desde rincones aparentemente inalcanzables del universo. Estas pueden proceder de estrellas, galaxias o agujeros negros.

El telescopio se centra especialmente en emisiones muy concretas dentro del espectro del radio conocidas como púlsares. Estas proceden principalmente de estrellas de neutrones que giran sobre sí mismas a gran velocidad y emiten radiación de manera periódica. Los púlsares hacen las veces de faros y pueden servir para conocer más sobre los estados extremos de la materia o medir distancias cósmicas. FAST ya descubrió miles de nuevos púlsares entre los que se encuentra el primero dentro de una galaxia en espiral situada más allá de la Vía Láctea.

A partir del año que viene, China comenzará a aceptar solicitudes de científicos internacionales que deseen hacer mediciones usando el FAST (Five-hundred-metre Aperture Spherical Telescope o telescopio esférico de quinientos metros de apertura). Actualmente el radiotelescopio se usa, principalmente, para capturar señales de radio emitidas por, sobre todo, púlsares.

Temas

Dejá tu comentario