"Clima externo será más hostil en 2008"

Economía

El presidente del Banco Central, Martín Redrado, advirtió que en 2008 «vamos a convivir con un marco financiero más hostil que el observado en los últimos años». Pero consideró que la Argentina está preparada para enfrentar estas condiciones más complicadas, en particular porque el precio de las materias primas seguirá muy elevado.

Redrado presentó ayer el Programa Monetario 2008 ante las comisiones de Presupuesto y de Economía del Senado, que prevé un incremento de 18% en la emisión de pesos, levemente inferior al registrado este año. De esta manera, se procura mantener la inflación bajo control o al menos impedir que se acelere, para lo cual también será importante el aumento del superávit fiscal (se estima entre 3,6% y 3,8% para el año próximo).

Realizó una férrea defensa de la actuación del Central durante la crisis financiera desatada en agosto («la prueba fue superada con creces»). Y ante la inquietud de los senadores dio como creíbles las cifras de inflación que divulga el INDEC.

Se trata, por supuesto, de defender sus propios intereses, ya que la principal responsabilidad del Banco Central es defender el valor de la moneda, o sea evitar que los precios se disparen. Por eso prefirió eludir cualquier discusión sobre el verdadero aumento de la inflación, que, de acuerdo con las consultoras privadas, se acercaría a 20% en todo 2007 (más del doble de lo divulgado oficialmente). «Lógicamente, nuestras proyecciones se hacen sobre la base de una variedad de índices aportados por el INDEC», explicó.

Y agregó que desde el Central se mira sobre todo la « inflación núcleo» (o subyacente) que también calcula el INDEC, excluyendo productos con oscilaciones estacionales como energía y alimentos. Para 2008, se alineó con la estimación de inflación estipulada en el Presupuesto: entre 7% y 11%.

Redrado reconoció que la crisis internacional dejó huellas en el comportamiento del mercado local. En ningún momento sugirió que al menos parcialmente este cambio de humor pudo estar influenciado por cuestiones locales, como el proceso preelectoral o el deterioro del superávit fiscal por el aumento del gasto público. Según adelantó Martín Lousteau, unos $ 10.000 millones del ahorro que obtenga el Tesoro se aplicarána la compra de dólares, ayudando de esta forma al BCRA.

Entre otros factores, mencionó que desde la crisis, el público muestra «una marcada preferencia hacia formas de liquidez de dinero», en referencia a la caída de plazos fijos y al aumento de los depósitos a la vista sobre el total. También indicó que «el acceso al mercado de capitales por parte de las empresas tiende a ser restringido, existiendo evidencia de racionamiento crediticio».

  • Definiciones

    Redrado habló flanqueado por Julio Cobos, titular del Senado y vicepresidente de la Nación; Roberto Urquía, que preside la Comisión de Presupuesto de la Cámara alta, y Luis Viana, titular de la Comisión de Economía. Al finalizar su exposición -que se extendió por casi una hora-aceptó algunas preguntas de unos 15 senadores que lo escuchaban, aunque ninguna demasiado comprometedora. A continuación, las principales definiciones del BCRA al presentar el Programa Monetario 2008:

  • Crisis internacional: «La Argentina se enfrenta a un contexto internacional más hostil. Se origina en el debilitamiento de la economía norteamericana. Sin embargo, vislumbro un escenario favorable en lo que se refiere a los precios de productos de exportación».

  • Turbulencia de mercados: «Estamos ante la crisis financiera a nivel global más importante de los últimos diez años y todo parece indicar que ha venido para quedarse. En mi juicio, esta acción coordinada de los bancos centrales disminuirá las presiones en el mercado de crédito a corto plazo, pero su efectividad será acotada. Las economías de América latina se encuentran mejor preparadas para afrontar shocks externos».

  • Aumento de materias primas: «Las cotizaciones de los productos primarios continuarán en niveles elevados, dando lugar a favorables perspectivas de crecimiento para el país y la región. Pero también a presiones sobre los precios de un conjunto importante de bienes que debemos monitorear».

  • La crisis y el mercado local: «Las consecuencias sobre el sistema monetario y financiero fueron mínimas, lográndose un verdadero aislamiento del contagio financiero. Entre fines de julio y fines de octubre, la magnitud de salida de capitales dio lugar a un resultado negativo del mercado de cambios. La consecuencia inmediata fue la desaceleración en el crecimiento de los agregados monetarios (circulante y depósitos) y cierta tendencia a favor de las colocaciones en moneda extranjera. Ya durante noviembre, los depósitos a plazo fijo recuperaron una parte significativa de su dinamismo, retomando los niveles que mostraban antes de la crisis internacional».

  • Evolución del crédito: «A pesar de la desaceleración del aumento de los depósitos, los créditos -tanto a familias como a empresas- continuaron creciendo a tasas significativas. Las financiaciones al sector privado aumentaron en el orden de 40%. Los créditos hipotecarios alcanzaron el ritmo de expansión del crédito al sector privado total. Y el aumento de las financiacionesa empresas llegóa más de 30%».

  • Proyecciones macro: «El PBI crecería 7,2% el año próximo. La inversión se elevará por encima del nivel general de actividad para ubicarse en 23% del producto, con lo cual aumentará la capacidad productiva. El saldo de la balanza comercial superará los u$s 9.000 millones y las exportaciones tendrán un nuevo récord histórico, situándose en torno a los u$s 60.000 millones».
  • Dejá tu comentario