Cobra más cuerpo la parálisis local

Economía

Más distancia..., cada vez más distancia con los demás, la última rueda resultó simple -y lamentable-confirmación de estar los operadores locales intentando sacar los pies de un terreno cada vez más tembloroso.

El viernes se cerró el capítulo, con un Dow con leve alza de 0,2%, subiendo en el Bovespa a 0,8% y quedando en el Merval con signo opuesto: una nueva baja, de 0,50 por ciento. Los que deseen llegar a ver otra realidad deberán esforzarse bastante y taladrar aquello que los números indican. El saldo semanal tuvo a un Dow con 1,1% de aumento, que fue cercano a 3% en el Bovespa: y se derritió al llegar a Buenos Aires, bajista con un notorio 1,55%.

La rueda postrera siguió navegando debajo de superficie, luchando por reconquistar -¿cuántas veces ya?- la línea superior de los 2.200 puntos. Y en el intento recalar en mínimo de 2.159, con un máximo de 2.192 unidades y que creó una ilusión fugaz, para culminar en resignados niveles de 2.163 y fijando esa baja de medio por ciento en el día.

  • Mala mezcla

    Lo más rescatable, como otras veces, volvió a resultar el monto negociado en acciones y que con $ 64 millones de efectivo, aseguró nuevamente la liquidez general. Lo malo viene resultando el «mix» de órdenes, donde suele prevalecer la oferta ante el menor amago de tomar algún repunte.

    El panel de las líderes resultó una paleta de colores, en rueda final de «39» alzas y «45» bajas en general, donde las columnas más fuertes no pudieron aguantar lo debido. Y eso que Tenaris aportó 0,41% de aumento, frente a Pampa Holding con 1,1% en retroceso y G. Galicia con merma de 1,6%. Acindar y Macro en tonos más leves, pero negativos, cerraron el círculo mayor y dieron el saldo del ponderado.

    Sumatoria de sucesos que ayudan poco, dejan huérfana de demanda y de interés necesario a la plaza. El período pasado resultó otra prueba. Y la Bolsa, agachada.
  • Dejá tu comentario