Confirmado: por ley van a estatizar Aerolíneas

Economía

El gobierno enviará un proyecto de ley al Congreso para reestatizar Aerolíneas. Ayer, el controvertido secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y sólo cuatro de los siete gremios de la empresa cumplieron con su promesa de pedir la intervención judicial. Los empresarios españoles no salen de su asombro por la decisión y temen nuevos avances de los Kirchner en otras empresas de ese origen; es la segunda: ya lo hicieron en YPF. La diferencia es que -de cumplir con su afán de reestatizar- los Kirchner deberán aportar u$s 700 millones entre lo que hace falta para saldar los pasivos de la empresa y lo necesario para que vuelva a volar. O sea, algo así como la mitad de lo que aspiran a recaudar por las retenciones móviles. Una Aerolíneas estatal será una rareza: en el mundo no quedan aéreas en manos del Estado, salvo en exóticos países como Cuba. Ni Hugo Chávez logró resucitar VIASA.

Javier Fernández Moores, ex juez en lo comercial y ex subsecretario de Justicia y Trabajo del Gobierno porteño que encabezó Aníbal Ibarra, sonaba ayer como el posible interventor en Aerolíneas Argentinas que designaría el juez Jorge Sicoli. La especie también indicaba que el gobierno enviaría al Congreso, en las próximas semanas, un proyecto de ley para « nacionalizar» la aérea, basándose en el incumplimiento de varios artículos del Código Aeronáutico por parte del grupo controlante.

Hasta ayer, el nombre que sonaba más fuerte para ocupar ese cargo era el ex intendente de La Plata y actual director de Aerolíneas Argentinas en representación del Estado, Julio Alak.

En tanto, a confesión de parte, relevo de prueba: el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, admitió ayer que el gobierno no tiene un «socio local» para «argentinizar» Aerolíneas Argentinas, por lo que prácticamente confirmó la voluntad oficial de reestatizar la empresa.

  • Deterioro

    En declaraciones radiales, el funcionario reconoció que «el gobierno no pudo avanzar en su plan de incorporar un socio argentino por el cuadro de deterioro de la empresa y su incapacidad técnica de operar, agravado por la imposibilidad de pagos muy importante».

    El «pingüino cordobés» (que fue calurosamente elogiado por la presidente Cristina de Kirchner un día antes de que anunciara que quería tomar el control de la aérea) habló tras presentar -acompañado de cinco de los gremios que actúan en Aerolíneas Argentinas- un pedido de intervención judicial ante el Juzgado en lo Comercial N° 15, cuyo titular es el juez Jorge Sicoli. El magistrado citó para el martes próximo a los accionistas principales de la aérea, el Grupo Marsans, y a los representantes del Estado (accionista minoritario) en el directorio de Aerolíneas, Julio Alak y Vilma Castillo, pero Jaime habría reclamado que la reunión se hiciera antes, dada la difícil situación que vive la empresa. En este sentido, dirigentes gremiales admitieron haber sido citados para hoy mismo a las 10 en la sede del juzgado de Sicoli, con lo que el gobierno habría logrado acelerar los tiempos del proceso judicial.

    De todos modos, los dichos de Jaime dan por tierra la « opción Juan Carlos López Mena»; el dueño de Buquebús había sido anunciado como el «socio local» que aportaría fondos y management al problematizado grupo aéreo. El empresario naviero ni siquiera habría podido hacer un «due dilligence».

    El pedido de intervención -que no fue de quiebra porque ni el Estado ni los sindicatos son acreedores de Aerolíneasse fundó en las dificultades «económicas y operativas» de la empresa. Entre esas « dificultades» se citó la falta de pago de los salarios de junio.

  • Promesa

    Lo curioso es que el miércoles, cuando Jaime convocó a los gremios UALA (pilotos de Austral), APLA (pilotos de Aerolíneas), AAA (auxiliares de a bordo), APTA (técnicos; no concurrieron), UPSA ( personal superior) y APA ( personal de tierra), les prometió que hoy estarían los sueldos depositados en las cuentas de los trabajadores. Eso no sucedió, y los gremios admiten que difícilmente cobren antes del sábado.

    Finalmente, a Jaime lo acompañaron al juzgado sólo cuatro de esos gremios: AAA, APLA, UPSA y APA. El de los pilotos de Austral no firmaron porque no pertenecen a la empresa cuya intervención se pide, pero sí presentaron un escrito ante el Ministerio de Trabajo solicitando el cobro de los sueldos atrasados y garantías de continuidad de su aérea.

    En cambio, APTA no se sumó al reclamo por la dura pelea que mantiene su secretario general, Ricardo Cirielli, con Jaime, desde los días en que el sindicalista era subsecretario de Transporte Aerocomercial. «Tienen que estar todos presos: Jaime y los de Marsans», declaró Cirielli. En tanto, comenzaron a conocerse las durísimas repercusiones que tuvo en España la intención del gobierno de Cristina de Kirchner de practicar una abierta confiscación de Aerolíneas Argentinas. También aquí, los más altos ejecutivos de las empresas de origen español calificaban de «tragedia» lo ocurrido con el Grupo Marsans, tras un ahogo al que lo sometió la administración de los Kirchner durante un lustro.

    Y si bien la embajada mantuvo silencio, los empresarios consultados -que exigieron el más estricto «off the record»se quejaban también de la inacción del gobierno socialista, en especial de su vicepresidente, Pedro Solbes, quien cada vez que puede -y lo hizo el mismo día en que se anunció el pedido de intervención de Aerolíneas- elogia las « excelentes relaciones que tienen España y la Argentina».
  • Dejá tu comentario