Costó bastante un repunte muy escaso

Economía

La última fecha que estaba mucho más para recibir más bofetadas de la oferta que para generar algún repunte tuvo en el Dow Jones un factor de vuelco y con contornos marcados.

Sin embargo, no se copió esto en los demás escenarios, denotando que la semana se desordenó bastante y que ya cada uno se había salido de un marco común. El Bovespa y el Merval anduvieron hermanados con tan sólo 0,5% de promedio en ambos -más escaso aquí- y con ello, lo mejor que pudo lograrse fue colocarle un « tapón» a la vertiente por donde fluyeran bajas anteriores.

La semana culminó con el índice local luchando en la medianía de la centena inferior, con el viernes haciendo piso en los 2.152 puntos, llegando a máximo de 2.174 y concluyendo en los 2.169 de cifra definitiva. De ahí morigeró la caída acumulada en el período, pero lo conseguido fue posible en función de una energía excesiva para lo que pudo lograrse en precios.

  • En ascenso

    Los totales negociados debieron dilatarse a los $ 77 millones para acciones, más de 8% de segmento, cuando se venía de sumas que estaban unos $ 20 millones abajo. Prueba del intenso trabajo de asimilación, sobre oferta que seguía dando posiciones de manera continuada. Efecto de clásico «barrido», perfil auspicioso visto desde ese ángulo: de haber resurgido una demanda interesante.

    Al hacer repaso por la semana, se encuentra al Merval encabezando los retrocesos y con 3,6% de pérdida ponderada, después el Bovespa con más soportable 2% y el Dow Jones en las cercanías, mermando 1,9% en esta etapa. Hubo río revuelto en los mercados, pisos que están resbaladizos y este momento de rebotar del viernes, al que habrá que calibrar debidamente en sus alcances.

    En tanto, Shanghai prosiguió en lo suyo, sin sumarle malas nuevas al resto. Condicional el reinicio. Y la Bolsa, reclinada.
  • Dejá tu comentario