Crece la guerra entre Amazon y FedEx por el reparto de envíos

Economía

La plataforma de Jeff Bezos prohibió a los comercios que venden a través de su plataforma que usen a FedEx para entregar sus productos.

El negocio de las ventas online vivió su momento de gloria cuando Amazon era un gran proveedor de oportunidades para las empresas de logística. Sin embargo, a medida que la plataforma creada por Jeff Bezos fue desarrollando un sistema propio de distribución, la convivencia se hizo cada vez más difícil.

Ahora, la disputa comenzó a adquirir tono de guerra abierta. A menos de una semana de la Navidad, Amazon en Estados Unidos decidió prohibir a las empresas que venden productos a través de su plataforma utilizar los servicios de Federal Express (FedEx) para enviar los pedidos a los clientes Prime. Se trata de pedidos que deben llegar en el día y franja horaria pactadas, sin margen para el error.

Fue justamente la supuesta “pérdida de eficiencia” por parte de FedEx para cumplir con esos requisitos lo que llevó a Amazon a adoptar la prohibición. Así lo hizo saber en un comunicado. Y se limitó a decir que podría restablecerlo cuando “mejore” la eficiencia de las entregas.

Pero es un secreto a voces que el motivo de la medida drástica va más allá del supuesto descontento con su aliado logístico. Se enmarca en la guerra abierta que mantienen ambas compañías por el liderazgo en el negocio de entregas a domicilio.

La decisión fue un golpe a la mandíbula de FedEx, ya que se vio obligada a revisar a la baja por segunda vez en el año las previsiones de ganancias para 2020. La primera vez fue consecuencia de la guerra comercial entre EE.UU. y China, que también afecta sus operaciones.

FedEx sigue con atención todos los movimientos de Amazon. Es que la plataforma está desarrollando su propia flota de entregas por tierra y alquilando aviones para entregas aéreas. También ofrece u$s10.000 a sus empleados para que dejen la empresa, compren un vehículo y se transformen en repartidores externos bajo el sello Amazon.

En en abril pasado Amazon anunció que destinaría u$s800 millones en logística propia para reducir los tiempos de entrega para sus clientes Prime, pasando de dos días a uno.

El conflicto de intereses no tomó por sorpresa a FedEx, ya que su acuerdo con Amazon representaba sólo el 1,3% de su ingresos (según datos de 2018) para no quedar expuesto a una crisis.

Pero el tema es diferente para UPS (el correo oficial de EE.UU.)que está mucho más expuesto a Amazon que su competidor. Según un informe sectorial de un banco de inversión, UPS obtiene entre el 7% y el 9% de sus ingresos totales de Amazon.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario