19 de marzo 2008 - 00:00

Cresud logró colocar u$s 288 millones en acciones pese a crisis

EduardoElsztain: apesar de lasretenciones,Cresud colocótodas lasacciones quelanzó. «Lafoto puede serdesalentadora,pero lapelícula no: lademanda dealimentosseguirá pordécadas».
Eduardo Elsztain: a pesar de las retenciones, Cresud colocó todas las acciones que lanzó. «La foto puede ser desalentadora, pero la película no: la demanda de alimentos seguirá por décadas».
Cresud cerró ayer la colocación de 180 millones de acciones con 94% de suscripción entre sus actuales accionistas, lo que le representará un ingreso de u$s 288 millones. La comparación no puede evitarse: se trata de un monto superior a lo que pagó JP Morgan por Bear Stearns.

Eduardo Elsztain, en una de sus raras charlas con la prensa (que se limitó ayer a un trío de periodistas), dijo que lo recaudado se destinará a comprar más campos en la Argentina y en países vecinos (Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia) y a mantener su tenencia accionaria en IRSA, la empresa «madre» del grupo, de la cual hoy Cresud -con 34%-es el mayor accionista.

También habló de la crisis financiera mundial: «Es un período de mucha incertidumbre que seguirá hasta que no se vea el piso. La Argentina está muy poco 'apalancada' y por lo tanto parece a salvo de grandes remezones, pero hay muchos indicadores que asustan a los inversores en el mundo». Añadió que «el hecho de que la Reserva Federal haya bajado 0,75% la tasa es una oportunidad para activos que ofrezcan atractivos reales. El mercado está interesado en los productos de la Argentina».

No deja de ser llamativo que una empresa local del sector más castigado por las políticas oficiales (el reciente incremento de las retenciones así lo prueba) logre semejante colocación en medio del incendio de los mercados internacionales. Explica Elsztain: «La demanda de lo que producimos es a tan largo plazo que supera la foto del día. La Argentina aún no aprovechó toda la potencialidad de sus productos básicos, a los que se les puede y debe agregar valor. La estabilidad de largo plazo y la posibilidad de potenciar el negocio son una combinación que atrae a los inversores».

Recordó las «diferencias monstruosas» de consumo de alimentos entre los países desarrollados y los que están en desarrollo. «Cuando alguien se acostumbró a comer mejor -aunque suene casi ofensivo-hará todo lo que esté a su alcance para sostener ese consumo. Quizás la foto hoy no pone contento al hombre de negocios, pero igual apuestan al largo plazo.»

El empresario -flanqueado por su hermano Alejandro que preside Cresud, su socio Saúl Zang y el CFO del grupo Gabriel Blasi-agregó que «un país es rico cuando sus productos son demandados. La Argentina produce siete veces su consumo... Hace una década dijimos -cuando lanzamos el único aumento de capital de Cresud hasta la fecha-que los primeros u$s 20 de mejora de ingresos de la población china iban a destinarse a alimentos. No nos equivocamos, y hoy los inversores miraron la película y no la foto del momento. ¿Si adherimos al paro del campo? Nosotros, trabajamos».

Reveló que se habían suscripto 94% de las acciones ofertadas, en todos los casos por los accionistas ya existentes; el restante 6% se prorrateará entre esos mismos accionistas, que harán uso de su derecho a acrecer. Zang dijo que habían recibido pedidos para acrecer «por 12 veces el valor colocado».

  • Inversores

    Los principales inversores de Cresud son los magnates estadounidenses Edgar Bronfman, Michael Steinhardt y Sam Zell más el fondo Leucadia, que junto con Elsztain y el grupo fundador conforman IFISA. También están el fondo

    D.E. Shaw, que encabeza el ex secretario del Tesoro Larry Summers, las AFJP, inversores institucionales de Estados Unidos y Europa y un centenar y medio de inversores locales. Elsztain explicó que se había decidido incrementar el capital de IRSA, pero la volatilidad de los negocios inmobiliarios en el mundo los hizo demorar la decisión. «En su momento IRSA pasó de valer u$s 1.000 millones a valer u$s 70 millones. Cresud vendió campos y con esos fondos compramos 34% de IRSA; cuando finalmente aumentemos su capital, Cresud tendrá fondos para mantener esa participación.»

    Cabía preguntarse, entonces, si el grupo -que nació como una empresa de inversiones inmobiliarias-iba a convertir al agro en su negocio principal por sobre los desarrollos, los centros comerciales (Alto Palermo SA es una de sus subsidiarias) y la actividadfinanciera (controlan el Banco Hipotecario). Elsztain negó que esto fuera a suceder: «El negocio inmobiliario es bueno, el de renta es bueno, el retail anda bien... Hay un enorme potencial entre los inversores institucionales que en la Argentina son apenas 2% del PBI y -por ejemplo-en Chile son diez veces más... Para las AFJP la inversión inmobiliaria será una alternativa, sin dudas».

    Por eso, dice, no descarta que el aumento de capital de IRSA se produzca en el segundo semestre de este año, «una vez que se estabilice el mercado inmobiliario de Estados Unidos».

    En la actualidad, Cresud -entre propias y alquiladas-tiene 750.000 hectáreas en explotación. La cifra, explica Alejandro Elsztain, incluye las 150.000 has. que tiene Brasil Agro, el «joint venture» que tienen en ese país con el magnate inmobiliario Elie Horn y un fondo de inversión local.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar