Cristina se reunió con Lula en Roma

Economía

La presidenta Cristina Kirchner mantuvo hoy en Roma una serie de encuentros bilaterales, en la antesala de la cumbre mundial sobre seguridad alimentaria que se inaugurará mañana, cuando aprovechará para restablecer el diálogo con el Vaticano y el premier italiano Silvio Berlusconi.

En coincidencia con uno de los momentos más tensos del conflicto doméstico con el campo, la jefa de Estado, que celebra su primer viaje a Italia al frente del Ejecutivo, se reunió con su par brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, y el secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en la elegante sede de la embajada de Brasil.

A la reunión asistió el canciller argentino Jorge Taiana, quien aseguró que los dos mandatarios latinoamericanos conversaron de los recientes acuerdos firmados en el sector energético y automovilístico y confirmaron las relaciones positivas entre los ambos países.

En ese encuentro, que el diputado oficialista Agustín Rossi calificó de "extenso y fecundo", se cerró la visita de Lula a Buenos Aires para el fines de julio próximo junto a una importante comitiva de empresarios para evaluar el avance en las inversiones en el país.

Además, durante la audiencia, tanto Kirchner como Lula coincidieron en criticar los subsidios que otorgan Estados Unidos y Europa a sus productos agrícolas que "distorsionan el mercado", según informó el canciller Taiana.

Los subsidios al sector agrícola figuran como uno de los temas clave que se debatirán en la cumbre convocada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ante la grave la crisis que azota a numerosos países debido al alza del precio de los alimentos y del petróleo.

En su primer día de visita oficial, la Presidenta se reunió también con el director general de la FAO, el senegalés Jacques Diouf, con el que firmó una carta de intención para que Cascos Blancos argentinos colaboren en programas que realiza esa entidad internacional en materia de emergencia y seguridad alimentaria.

Además, como parte de las actividades establecidas, la Presidenta mantuvo una audiencia con el titular de la ONU, con quien analizó cuestiones referidas a "la política exterior y la crisis de los alimentos", reveló Ban Ki-Moon, quien además definió a Cristina como "una mujer muy inteligente".

De la reunión también participaron el canciller Jorge Taiana; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini y los jefes de los bloques justicialistas de Diputados, Agustín Rossi, y de Senadores, Miguel Pichetto.

En el arranque de la Cumbre, Cristina Kirchner hablará este martes cerca de las 11.30 ante el plenario de la FAO, que con presencia de representantes de 191 países debatirá sobre la seguridad alimentaria mundial y se reunirá con los principales funcionarios del Vaticano, entre ellos el secretario de Estado de la Santa Sede, Tarcisio Bertone.

Durante ese encuentro, se podría poner fin a los dos frentes de conflicto abiertos entre la Casa Rosada y la Santa Sede: la demorada designación del embajador argentino allí y la vacante en el obispado castrense.

Las relaciones entre la Santa Sede y Argentina se encuentran deterioradas a raíz de la ausencia de embajador del país tras el rechazo del Vaticano al plácet para el nombramiento de Alberto Iribarne como representante argentino por su condición de divorciado.

El encuentro de Kirchner con el secretario de Estado del Vaticano, previsto en la sede de la FAO, es considerado un gesto de distensión y podría ser la ocasión para reactivar las relaciones a su más alto nivel, luego de que la semana pasada el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, fuera convocado por el Vaticano con el fin de examinar salidas a la crisis diplomática.

Por último, la jefa de Estado asistirá a una comida de trabajo organizada por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el secretario general de ONU en Villa Madama, tras lo cual retornará a la Argentina el martes por la noche.

En ese ámbito, Cristina Kirchner y Berlusconi podrían sostener un diálogo que podría servir para mejorar las relaciones bilaterales, luego de las diferencias que hubo durante el gobierno anterior de "Il Cavaliere".

Dejá tu comentario