14 de noviembre 2008 - 00:00

Cristina tomó contacto con el equipo de Obama y fijó con Lula postura para reunión del G-20

La presidente Cristina de Kirchner junto al mandatario estadounidense George W. Bush en la recepción oficial que dio inicio a la cumbre del G-20.
La presidente Cristina de Kirchner junto al mandatario estadounidense George W. Bush en la recepción oficial que dio inicio a la cumbre del G-20.
Washington (enviada especial) - Luego de una larga y gris jornada, Cristina de Kirchner pudo finalmente partir hacia la cena inaugural que el Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ofrece esta noche en la Casa Blanca a los jefes de Estado del G-20, más Holanda, República Checa y España.

Reunidos con el fin de buscar revertir la peor crisis económica desde la Gran Depresión americana, la agenda del encuentro incluye discutir formas de reactivar la economía, imponer mayor control gubernamental sobre los préstamos privados y fomentar mayor transparencia en el mercado financiero.

Pese a no haber grandes expectativas acerca de los resultados generales que puedan surgir de la cumbre y, a pesar de que el presidente electo Barack Obama no asistirá, para la Argentina puede ser una buena oportunidad de posicionarse frente al nuevo orden que se ha comenzado a gestar desde las ultimas elecciones en Estados Unidos.

Tras reunirse con el senador demócrata Christopher Dod, presidente del Comité de Banca del Senado, el primer ministro Australiano Kevin Rudd, el presidente brasileño Lula da Silva y la ex secretaria de Estado y enviada especial a la Cumbre del presidente electo, Madeleine Albright, Cristina terminó su rally satisfecha.

Christopher Dodd calificó al encuentro de "muy amable" y anticipó que con la elección de Barack Obama se abren oportunidades para América Latina".

"La reunión con la presidenta Fernández de Kirchner fue amable; yo tengo mucho respeto por ella", dijo el senador en diálogo con los periodistas y agregó que "hoy los Estados Unidos está vivo con la elección presidencial y se abren oportunidades".

Si bien no hubieron declaraciones oficiales, se sabe que el encuentro con su par brasileño tuvo como objetivo coordinar una estrategia común con vistas a la cumbre.

Cristina buscará pedir la reforma de las instituciones financieras internacionales y plegarse a la idea impulsada por Lula y los demás miembros del BRIC (Brasil, Rusia, India y China) y Francia, liderando la opinión de otros países europeos, también interesados en relanzar el sistema económico mundial.

Brasil ha declarado oficialmente que considera que el comienzo de la solución a la crisis debería pasar por una reforma de las instituciones financieras internacionales, de modo que se les dé voz y voto a los países en desarrollo. "Se debe aumentar la transparencia de los mercados por medio de instrumentos universales", pero también "reconocer la necesidad de aumentar la participación de los países en desarrollo en los órganos decisorios" de la economía mundial, dijo el portavoz de la presidencia brasileña, Marcelo Baumbach.

Por su parte, Francia, que ocupa la presidencia rotatoria de la Unión Europea (UE), lidera el esfuerzo a favor de nuevas regulaciones y una mayor supervisión de los mercados financieros. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y otros líderes europeos quieren también poner en marcha un sistema que permita detectar con antelación posibles desequilibrios en los mercados financieros.

Sin embargo, ayer en declaraciones desde Wall Street, Bush alertó que resulta poco probable que la cumbre adopte importantes decisiones vinculantes además de recordar que la crisis no fue una falla del sistema de libre mercado.

EEUU, Gran Bretaña, Canadá y Australia temen que un exceso de celo regulador estrangule el libre mercado y frene las expectativas de crecimiento futuro.

El mismo, Dominique Strauss-Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional trató de reducir las expectativas en declaraciones recientes, al afirmar que resulta poco probable que la cumbre produzca un cambio radical en la forma en la que se gobierna la economía global.

Escribe: Sabrina Mauas (Enviada Especial)

Dejá tu comentario

Te puede interesar