Cumbre campo-gobierno: sigue el diálogo y descartan paro

Economía

El campo y el gobierno intentaron reconstruir «la confianza y el trabajo en conjunto» y definieron una agenda que comenzará a discutirse la semana próxima, según definieron funcionarios y dirigentes del agro anoche luego de la reunión realizada en la jefatura de Gabinete, conducida por Alberto Fernández, acompañado por la ministra de Economía, Felisa Miceli, y el flamante secretario de Agricultura, Javier María de Urquiza.

El encuentro transcurrió en un clima ameno, según definían los dirigentes quienes se permitieron bromas con De Urquiza, como señal de apoyo a una gestión sobre la que tienen depositadas « expectativas», según definieron.

  • Promesa

    Si bien algunos dirigentes especulaban con salir del encuentro con alguna medida concreta o un atisbo de solución, lo único que lograron fue una nueva cita para la semana próxima. Y la promesa de que se apurará la emisión de los Registros de Exportaciones de Carne (ROE), lo que permitirá agilizar las ventas externas y acelerar el comercio de ganados y carnes, hoy deprimido.

    En una conferencia de prensa-posterior a la reunión, De Urquiza, acompañado por los referentes sectoriales, destacó que para el gobierno «es prioritario lograr la sustentabilidad del campo y el equilibrio para el mercado interno». El funcionario destacó la « situación favorable en el mercado internacional y describió que «vamos a superar los récords en el sector agrícola y en los lácteos, y en las exportaciones». Este es un sector agropecuario que tiene condiciones para el crecimiento», remarcó De Urquiza, ya en su nuevo rol como interlocutor directo del campo.

    A su lado estaban los principales referentes del campo, Luciano Miguens, de la Sociedad Rural, Fernando Gioino, de Coninagro, Mario Llambías-, de CRA, Eduardo Buzzi, de Federación Agraria, y Horacio Delguy, del Frente Agropecuario Nacional, quienes presentaron una carpeta escueta que enumeró los temas prioritarios para el sector: trigo, maíz y carne, encabezaron dicha enumeración junto con pedidos sobre las exportaciones, el mercado interno, los lácteos, economías regionales, emergencia agropecuaria, la reconversión productiva y los fondos compensadores para el consumo interno, entre otras tantas ideas que conformaron una especie de decálogo del reclamo rural.

  • Daño

    Miguens,
    que previó al encuentro había destacado que «las medidas implementadas en 2006 han causado un daño profundo a la ganadería nacional y han atentado contra el aumento de la oferta de hacienda,-única solución para garantizarel pleno abastecimiento de los mercados, tanto interno como externo, y la estabilización de los precios» , destacó el «valor del diálogo y apoyó la formación de una mesa agropecuaria» (que en realidad ya existe, pero estaba desarticulada). Buzzi, por su lado destacó esta etapa como «un proceso de reconstrucción de confianza con el gobierno» y reclamó mejores precios para el mercado de trigo y de maíz».

    El titular de Coninagro, Fernando Gioino, por su parte, calificó de «positiva» la reunión y destacó el diálogo «abierto y franco» en el marco de un «escenario de crecimiento para el país, en el que el productor quiere y puede producir más», dijo. Gioino destacó como gesto positivo la rebaja en las retenciones a las exportaciones de lácteos (ver aparte).

    A su turno, el titular de CRA, Mario Llambías, quien había sido muy duro con esta gestión por las políticas implementadas para el sector, reconoció que «sentíamos que no éramos escuchados por el gobierno, pero con este gesto (la convocatoria) vemos que la situación tiende a cambiar» y se permitió ser gracioso al destacar que « estamos estrenando secretario 0 kilómetro», al referirse a De Urquiza, hombre afín al ruralismo de CRA, ya que fue dirigente de dicha entidad. «A partir de ahora CRA colaborará con el gobierno para lograr buenos resultados para los productores», se comprometió LLambías. Sin embargo, el dirigente esperaba salir del encuentro con medidas más concretas que la promesa de próximas soluciones a temas como carne, trigo y maíz, sobre los que el gobierno dice tener soluciones aunque recién comenzarán a debatirse el viernes próximo cuando se encuentren nuevamente los mismos protagonistas.
  • Dejá tu comentario