Cupones bursátiles

Economía

Cada vez que uno deja de mirar el árbol bursátil local, para obtener una panorámica de lo que está sucediendo con el bosque bursátil completo, mundial, solamente espanto es lo que devuelve esa visión. Hasta da para el tonto consuelo de ver que nuestro Merval, se está salvando del promedio del «descenso directo». Y hasta puede evitar estar en «la promoción» de un ranking que no va -como es lo natural que se espera-de menor a mayor, en ganancias. Sino de mayor a menor, en pérdidas: porque, por si alguno no lo consulta, perder pierden todos.

Esa tabla de posiciones de recintos e índices accionarios internacionales, difícilmente pueda ser cotejada con otra similar a menos que se revisen muchos años hacia atrás. Y el más acomodaticio en la conclusión, acaso puede decir: «Bueno, si es que a todos les va mal, no nos preocupemos tanto...». Y no es así en la práctica, por más que quede medio emparchado el orgullo de no ser los únicos.

Es preferible estar pasando una zona de tendencia mala cuando a la mayoría le va bien, muy bien si es posible. Porque en el movimiento de posiciones sobre el «gran tablero» del mundo de los negocios, es probable que después se tomen ganancias de los que tienen mucha « crema» para ofrecer. Y se busque tomar posiciones, que tienen esa imagen de lo «barato», o lo «atrasado». Pasado a un nivel doméstico, cuando a uno no le están saliendo bien las cosas, lo mejor es que a los amigos todo le estés yendo de maravillas, porque llegará de manera más sencilla una ayuda para la emergencia. Si a todos les va del mismo modo, se produce aquello de «sálvese quien pueda» y cada cual estará sumido en su problemática. Sólo los envidiosos, los que se conforman con la visión de que el barco se hunda con todos a bordo -como si eso fuera bueno para alguien-, o bien, los que ven la ocasión de tapar errores propios cotejando con el mal común, podrían sentirse « reconfortados» por ese ranking espantoso que hoy tenemos.  

Con Shanghai ahora sangrando mucho, por todo lo que comió de modo angurriento antes, y en lo que es todo un porcentual de «crac» en 2008, se encabeza la nómina: más de 46% de baja en el año. Francia y España disputan el segundo peor lugar, en torno de 23% cada uno de sus índices. Por allí aparece hasta Suiza, que marca 18% de rebaja en estos meses. Cerca el índice de Inglaterra, con baja de 16%. Y muy juntos se sitúan el Nikkei japonés y la pinchada locomotora mundial -el Dow Jones-en torno de 15% cada uno. Al llegar a nuestra región, aparecemos con el Merval y que -hasta el lunes-tiene caída de 9,5%, pero muy cerca el IPSA chileno con 7,6%, después el Bovespa y un casi 7%. Lo menos malo, México: cae 3,3%. Epidemia generalizada. Un año de terror en Bolsa.

Dejá tu comentario