De aquí a Navidad, ojo con la plancha

Economía

Si lo del lunes sirve para algo, parece que de aquí a fin de año el mercado debería marchar a toda máquina. Más allá del hecho de que éste es tradicionalmente un período alcista para las acciones, lo concreto es que los resultados de las ventas del viernes último resultaron mejores que lo esperado y treparon 4,8% frente al año anterior. Según las estimaciones, 72% de los consumidores norteamericanos se lanzó a la calle para hacerse de alguna cosa nueva y gastó u$s 7.200 millones (en su mayor parte, artículos en tiendas de descuento, anticipándose a la Navidad). Esta sola noticia hubiera bastado para impulsar al mercado, pero, con el agregado de que el gasto en la construcción trepó casi 1% y que el índice ISM de la actividad manufacturera presentaba valores de 62,8 puntos (máximo en 20 años, muy por encima de los 57 previstos y compatibles con un crecimiento del PBI de 7%), aun a pesar de que últimamente el mercado se viene caracterizando por la poca atención que les presta a los datos macroeconómicos, resultaba difícil resistir la tentación de una suba. Tanto fue así, que el Dow, luego de trepar 1,19%, cerró en 9.899,05 puntos, el máximo en 18 meses, al tiempo que todos los otros grandes índices marcaban máximos anuales. Esto no quiere decir que no haya problemas. De hecho, si las empresas auríferas terminaron en positivo fue por el brutal repunte de casi u$s 6 en el precio del oro, que quedó en u$s 403,8 por onza, el máximo en muchos años, mientras la tasa de los treasuries trepó una vez más y quedó en 4,402% anual. Cuidado, que basta una olita para ahogar a alguien haciendo la plancha.

Dejá tu comentario