"Default no es condición técnica, es evento real que dañará a personas reales"

Economía

Daniel Pollack, el mediador designado por el juez federal Griesa, emitió un duro comunicado en donde indica que "desafortunadamente" que no hubo un acuerdo y que el default es "inminente". Además recalca que no se trata de una cuestión "meramente técnica" sino que los efectos serán nocivos para los ciudadanos argentinos, bonistas que entraron al canje y los houldouts.

"Desafortunadamente no llegamos a ningún acuerdo y la Argentina entrará inminentemente en default", comienza el comunicado emitido por el special master al mismo tiempo que el ministro de Economía, Axel Kicillof, realizaba una conferencia de prensa en el consulado argentino en Nueva York.

En la misma misiva explica que la cesación de pagos "no es una condición meramente técnica sino un evento real y doloroso que dañará a personas reales: estas incluyen ciudadanos argentinos, los bonistas que entraron al canje y lo houldouts".  

Además advierte que las consecuencias totales del default "no se puede predecir pero ciertamente no serán positivas". En otro tramo se queja que el caso fue muy difundido y politizado durante las últimas semanas pero que le queda claro en su capacidad de special master es que "nuestras leyes de EEUU deben ser obedecidas por todas las partes".

"Las cortes de EEUU decidieron que la Argentina no puede hacer los pagos de intereses a los bonistas que entraron al canje en forma legal a menos que simultáneamente hagan los pagos convenidos a los houldouts", cita la misiva.

Cierra su comunicación oficial diciendo "continuaré estando disponible para las partes y para ayudarlos a encontrar una resolución que deben llegar en pos de los intereses de cada uno".

El mediador también señaló que durante cinco semanas intentó "incesantemente" que el gobierno y los fondos buitre llegaran a un acuerdo que permitiera el pago de los intereses adeudados y evitara la suspensión de pagos, pero que no fue posible.

"No es mi papel o mi intención encontrar fallos en ninguno de los bandos", dijo Pollack, quién se mostró "disponible para las partes para ayudarles a encontrar una resolución a la que ellos deben llegar en el interés de todas las partes afectadas".

"El default no puede mantenerse en esa condición de manera permanente porque la República Argentina y los bonistas, tanto los que aceptaron la restructuración de la deuda como los que no, sufrirán un daño cada vez más grave y el ciudadano argentino ordinario será la víctima real y definitiva", concluye Pollack su duro comunicado de prensa tras el fracaso de las negociaciones.

Esta misma tarde, Standard & Poor's declaró la deuda de Argentina en "default o incumplimiento selectivo" (categoría SD), y se espera que el resto de las agencias de calificación de riesgo obren de la misma manera.

Dejá tu comentario