Desabastecimiento de gasoil sigue siendo crítico

Economía

El abastecimiento de combustibles sigue siendo muy complicado -mucho más que el de los alimentos, por ahora- en las provincias afectadas por los cortes de ruta de ruralistas y transportistas de cereales. Las situaciones más críticas se viven en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires, Chaco, La Pampa, norte del país, San Luis y Mendoza, en ese orden.

La falta de gasoil obligó a suspender servicios de transporte urbano de pasajeros en varias ciudades del interior, mientras que numerosos micros de larga distancia se cancelaron, y otros se quedaron sin combustible en el medio del camino. Los problemas se acentuaron más este fin de semana porque habría presión de los transportistas en paro sobre los conductores de los camiones de combustible para que se adhieran a las medidas de fuerza.

Las dificultades causan preocupación en las petroleras, que ya consideran peligroso tener camiones con combustible varias horas paradosen rutas conflictivas. Por otra parte, aun cuando se normalizara el tránsito ya mismo, lo que no parece posible, se tardaría varias semanas en que el suministro de naftas y gasoil se regularizara. Esto es así porque en las provincias afectadas hay una enorme demanda insatisfecha. Muchas estaciones están cerradas por falta total de productos y hay vehículos particulares y de transporte que también están sin carga. Un camión que llegue a destino es en esas condiciones sólo un pequeño alivio.

  • Menor producción

    A los cortes de rutas se une la baja de producción de dos petroleras. Shell produce desde hace dos semanas 40% menos de naftas y gasoil en su refinería de Dock Sud, porque todavía no terminó de cerrar un acuerdo con productoras de petróleo por el valor del crudo. La empresa espera paliar la situación con una importación de 40.000 metros cúbicos de gasoil que llegará entre el 20 y el 24 de este mes. La cifra equivale a una tercera parte de la venta mensual de esa petrolera en el mercado interno. Pero si la situación con los proveedores se regulariza y la refinería empieza a producir a pleno, va a haber un arrastre de menor cantidad de gasoil en el mercado (se estimaN alrededor de 25.000 metros cúbicos como mínimo), porque la compra en el exterior estaba prevista desde antes de bajar la producción en la refinería.

    Esso también disminuyó la refinación de productos desde el último jueves a la noche porque tiene los tanques de almacenamiento ocupados con fueloil y nafta virgen, para los cuales el gobierno demora los permisos de exportación.

    Comienza además una semana que, aunque tiene un día hábil menos, será fría, lo que obligará a restringir el consumo de gas para las industrias. A su vez, las zonas donde hay menos gas por lo general, como son Litoral, centro y sur de Buenos Aires, norte del conurbano bonaerense, Córdoba, son las que tienen más problemas de gasoil. Por eso, directivos de SanCor dijeron que no pueden producir porque les falta leche y también gasoil.

    Además de escasear, o directamente faltar, la situación está provocando una mayor suba en el precio de los combustibles. El que tiene producto lo vende más caro. Si el tránsito se normaliza va a acentuarse de nuevo el fenómeno de reventa de combustibles comprados a precios más bajos en Capital Federal, y revendidos en el interior a valor más alto. También hay una suba en el precio interno del petróleo para las refinadoras sin crudo propio, Esso y Shell, que se va a terminar trasladando a los usuarios, como ya se empieza a advertir, más allá de medidas y anuncios ya efectuados por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

    Las otras dos refinadoras, YPF y Petrobras, aunque tienen petróleo propio tienden a seguir la misma senda de aumentos, porque, si no lo hacen, la demanda se reorienta hacia las estaciones propias y se quedan rápidamente sin naftas y gasoil.
  • Dejá tu comentario