Guzmán sumó $2.277 millones, pero no alcanzó a cubrir los vencimientos

Economía

En la segunda vuelta de la licitación no pudo conseguir el total. Cortó una racha de 14 meses con fondeo neto positivo. Mercado espera más emisión. ¿Aún puede cumplirse la meta financiera oficial?

El anabólico que representaba el debut del programa de Creadores de Mercado no fue suficiente para completar el rollover de la deuda en pesos de agosto luego del tropiezo del viernes pasado en la primera vuelta de la última licitación mensual. En la segunda vuelta, realizada ayer para los 13 bancos y sociedades de Bolsa (Alyc) que ofician de aspirantes a market makers, el Ministerio de Economía captó $2.277 millones extra, que no alcanzó para cubrir todos los vencimientos. Así, se cortó una racha de 14 meses seguidos con endeudamiento neto positivo y encendió una luz amarilla sobre las chances de cumplimiento de las metas financieras de Martín Guzmán.

Luego de conseguir el viernes un 35% menos de lo que había salido a buscar, el plus obtenido ayer se quedó corto. Los fondos adicionales colocados representaron sólo el 16% de los $14.274 millones que podía sumar como máximo. Es que el programa de Creadores de Mercado establece como tope para la segunda vuelta el 20% del monto adjudicado en la primera, que en este caso había sido de $71.374 millones.

La Secretaría de Finanzas, a cargo de Rafael Brigo, recibió ayer nueve ofertas que adjudicó en su totalidad. Se concentraron en sólo en las dos Letras a Descuento (Ledes) más cortas de las cinco letras ofertas. De esta forma, colocó $1.600 millones a noviembre y $677 millones a diciembre, con tasas nominales anuales del 39,27% y 39,83%, las mismas convalidadas el viernes.

Se trató de un comienzo agridulce del programa de Creadores de Mercado, una iniciativa diseñada con la colaboración del FMI que tiene como objetivo llevar mayor liquidez al mercado secundario de deuda pública y tentar a los inversores institucionales a ingresar a las colocaciones de Finanzas, en una apuesta por acotar los pedidos de asistencia monetaria al Banco Central para cubrir el déficit fiscal. Con todo, se trata de la primera prueba y en Economía tienen la expectativa de que cobre mayor dinamismo con el correr de las semanas. “Lo positivo fue el accionamiento del sistema. Se sabía que en estos pocos días de vigencia era complejo un funcionamiento aceitado. Es positivo que se observen en el mercado secundario ofertas de compra y venta en todas las letras dentro del rango de spreads autorizados por el Programa”, le dijeron a Ámbito fuentes oficiales.

La tasa de renovación de los vencimientos de deuda en pesos cerró agosto en 97,5%. Fue la primera vez desde junio de 2020 en quedar por debajo del 100%. En las tres licitaciones del mes, se colocaron $314.794 millones pero en ese lapso expiraron $322.889 millones. Así, el financiamiento neto tuvo un saldo mensual negativo de $8.096 millones, precisaron en Finanzas. Una brecha que será cubierta con la asistencia monetaria del BCRA.

Instalada como tema de debate en la campaña por Juntos por el Cambio (pese a que el ciclo de megaendeudamiento en dólares impulsado por su gestión colapsó en apenas dos años y derivó en una aguda crisis), la deuda en pesos cumple un papel central en la estrategia financiera del actual Gobierno, que fue defendida por Guzmán el jueves pasado en el Congreso. La profundización del fondeo en el mercado local es la herramienta central a la que apela para intentar reducir la emisión monetaria como vía de financiamiento del Tesoro. Se trata de una de las principales exigencias del Fondo Monetario en la negociación del nuevo programa. Aunque el Gabinete económico también lo considera clave para evitar recalentar las tensiones cambiarias.

En el mercado daban por descontado que, para cubrir los vencimientos no renovados, el Tesoro apelaría a un nuevo pedido de asistencia al Central, que se sumaría a los $200.000 millones de utilidades ya transferidas a comienzos de agosto. Consultadas por este diario, fuentes oficiales señalaron que hasta el viernes no se había efectuado ningún envío adicional y evitaron precisar si sucedería en las próximas horas. Pero recalcaron que los giros cursados en lo que va del año ($710.000 millones) están “dentro de lo previsto” por el Presupuesto, que establece un financiamiento vía emisión de hasta $1,2 billones durante 2021.

La meta planteada por Guzmán es cubrir no más del 60% del déficit anual con emisión y al menos un 40% con deuda en pesos. La intención es evitar que una mayor impresión de pesos vaya a presionar sobre el dólar y la brecha cambiaria. Ese objetivo se cumplió hasta julio producto de las cuantiosas colocaciones de Finanzas y de la marcada disciplina fiscal sostenida en la primera parte del año. El traspié en el rollover de agosto dio vuelta la ecuación y en el acumulado anual el fondeo pasó a estar compuesto en un 65% por emisión y 35% por deuda. Con un mercado en modo electoral que dificulta el financiamiento, los analistas debaten sobre las posibilidades de cumplimiento de la pauta presupuestada.

Lorena Giorgio, economista jefa de Equilibra, sostuvo: “Tendremos que acostumbrarnos a estos números en los próximos meses, principalmente porque los vencimientos del segundo semestre van a superar en aproximadamente un 30% a los del primero. Esto no quiere decir que no veamos más meses de financiamiento neto positivo, pero sí que los ratios de 125% del primer semestre ya quedaron atrás”. Según sus cálculos, el Gobierno necesita renovar el 120% de los pagos para cumplir con el Presupuesto. “Lo más probable es que el ratio de rollover se ubique por debajo del presupuestado y la asistencia del BCRA sea algo mayor”, consideró.

Por su parte, Joaquín Waldman, economista de Ecolatina, señaló que era esperable un cambio de tendencia en el bimestre julio-agosto luego de un primer semestre de amplio sobrecumplimiento de la meta. “Eran los meses más exigentes. Sobre todo agosto, por la gran concentración de vencimientos en manos de acreedores privados (92% del total)”, planteó. Y, si bien afirmó que esto marca un traspié importante para el Tesoro, no descartó que haya chances de “volver a valores más altos de rollover y acercarse otra vez al 60-40% buscado” una vez superado el momento más desafiante.

Es justamente a lo que apuesta ahora Finanzas. Los funcionarios consideran que en septiembre, un mes en el que vencen $428.959 millones pero el 55% está en manos de organismos públicos, tendrán mayor flexibilidad como para “profundizar el financiamiento en el mercado”.

Dejá tu comentario